Un centenar de proyectos de investigación reciben 20M€

SPC
-

Supone la mayor dotación económica en materia de investigación realizada por la Consejería desde que se transfirieron las competencias a las comunidades

Una investigadora en un laboratorio de la Comunidad. - Foto: Alberto Rodrigo

La Consejería de Educación otorga las subvenciones a 100 proyectos de investigación mediante una línea que incluye también la contratación de personal investigador posdoctoral, que alcanza un montante superior a los 20 millones de euros. Esta línea está cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional 2014-2020 en un 50 por ciento, y supone la mayor dotación económica en materia de investigación realizada por la Consejería de Educación desde que se transfirieron las competencias educativas a las comunidades.
La financiación llegará a un total de 100 proyectos de investigación: once de la Universidad de Burgos; 14 de la Universidad de León; 35 de la Universidad de Salamanca; 24 de la Universidad de Valladolid; 12 del Consejo Superior de Investigaciones Científicas; uno del Centro de Láseres Pulsados de Villamayor, en Salamanca; uno del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh) de Burgos; y dos de la fundación del Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León (Iecscyl) en Soria.
Además, con esta resolución se podrá contratar a 131 investigadores posdoctorales, con cargo a los proyectos de investigación objeto de subvención, lo que permitirá incorporar al sistema investigador de Castilla y León personal formado y especializado para realizar investigación puntera, incluidos proyectos específicos para luchar contra la covid-19.
Los proyectos de investigación subvencionados contarán con algún tipo de colaboración empresarial o con otros agentes de desarrollo económico y social. Esto permitirá transferir de forma inmediata los resultados obtenidos al tejido económico empresarial y a la sociedad en su conjunto, según informa Ical.
Además, las materias que van a ser investigadas ocupan un amplio espectro. Desde la agroalimentación como catalizador de la extensión de la innovación sobre el territorio; pasando por tecnologías de fabricación y procesado, en especial en sectores de transporte como automoción y aeronáutico; la aplicación de conocimiento y tecnología en salud y cambio demográfico o el patrimonio natural, patrimonio cultural y lengua española; hasta Investigación y Desarrollo en tecnologías de la información y la comunicación, energía y sostenibilidad, entre otras.
Con estas ayudas se pretenden crear las bases necesarias para, además de generar conocimiento y avanzar en investigación, desarrollar, en algunos, casos nuevas opciones terapéuticas, y, en todos, aplicaciones socioeconómicas que permitan el avance de la Comunidad.