Recorte de derechos para la Guardia Civil

ALBERTO ABASCAL
-

IGC critica el borrador de lo que pretende ser la nueva orden general de jornada laboral y vacaciones

Recorte de derechos para la Guardia Civil

Indignación y malestar entre los agentes de la Guardia Civil. El borrador de lo que pretende ser la nueva orden general de jornada laboral y vacaciones de la Guardia Civil, contempla, entre otras cosas, la detracción de descansos laborales y el aumento de las horas mensuales trabajadas, lo que haría retroceder hasta 20 años en derechos adquiridos.
Independientes de la Guardia Civil (IGC), a través de un comunicado, ha mostrado su rechazo total a la tramitación de este borrador, del cual presentará enmiendas prácticamente en su totalidad. 
El delegado provincial, Cristian Rodrigues, comentó que «la involución en derechos que llevaría la aplicación de esta norma sería de al menos 20 años. No podemos entender cómo un Gobierno que se declara abiertamente progresista, lo primero que permite es un recorte de derechos de esta magnitud. Lo siguiente será volver al caballo, la capa y el tricornio».
Según indica, el ambiente crispado de estos días, lleva a los agentes destinados en la provincia, muchos de ellos con residencias en otras limítrofes, como Valladolid o León, a pensar en un cambio de destino, «ya que no podrán irse en los descansos a ver a sus familiares, lo cual dejaría a la provincia con una mayor desatención en seguridad».

Desde IGC, han transmitido a la Dirección General de la Guardia Civil que «no es lógico intentar tapar agujeros a consta de los de siempre, los agentes que están en la calle, y que se deben de iniciar reformas de calado pero no a costa de recortar derechos, muchos de ellos ganados con cuenta gotas y tras muchos años de lucha constante. No es lógico ni normal que un agente de la Guardia Civil trabaje hasta dos meses más al año, en horas totales, que un agente de la Policía Nacional».
«Desde la asociación IGC queremos transmitir que vamos a luchar porque esto no ocurra y transmitir que para nosotros, lo importante son los derechos de todos los guardias civiles, así como su estabilidad, sabiendo que esto genera una incertidumbre para ellos y sus familias», apunta el colectivo.