Las Angélicas, hacia su proyecto de vivienda social

CARLOS H. SANZ
-

La idea es convertir el antiguo colegio del Cristo en alojamientos adaptados e intergeneracionales

Las Angélicas, hacia su proyecto de vivienda social - Foto: Juan Mellado

El Ayuntamiento ha dado luz verde a la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana que permitirá cambiar la calificación y posibilidades de uso del antiguo centro educativo de las Angélicas de San Pablo, ubicado en la calle Batalla de Tamarón del barrio del Cristo, con el objetivo de poder convertirlo en un complejo de alojamiento colaborativo o cohousing. PSOE y Ganemos se abstuvieron.
Este proyecto está impulsado por la Asociación Junt@s Alojamiento Socio-Colaborativo, que se ha propuesto traer a la capital una forma de vida que funciona con normalidad en países del norte de Europa, Estados Unidos y Canadá, y que en España cuenta con diez experiencias consolidadas y varios proyectos en marcha.
La idea es convertir el antiguo colegio en «diferentes unidades de alojamiento de uno y dos dormitorios, un centro de día para personas mayores y un centro residencial de atención a personas mayores dependientes, aunque  siempre en un entorno físico bonito, seguro, adaptado, intergeneracional y comunitario en base a unas relaciones personales estables y a la vez con unos ideales vinculados al ecologismo, la autonomía personal y la cooperación».
La primera fase del plan, que esperan completar en el año 2022, constará de 30 apartamentos (todos orientados al sureste) con cocina americana, baño adaptado, uno o dos dormitorios y terraza. En el semisótano se ubicarán los trasteros y algunas zonas comunes, como las cocinas, el comedor, el gimnasio, salas de usos múltiples y los almacenes. También se habilitarán espacios verdes y huertos urbanos dentro de este terreno, sobre el que se está estudiando adquirir el espacio adyacente para disponer de un edificio para personas asistidas en un futuro.
El primer paso ha sido modificar el PGOU para que el edificio se considere un sistema local de equipamiento cambiando su uso de educativo a social-asistencial. El principal requisito para participar en este proyecto colaborativo es tener una edad comprendida entre los 45 y los 72 años y tener una correcta salud que permita llevar una vida independiente.