scorecardresearch

Los Chopera y Zúñiga (hijo) luchan por la plaza de toros

Rubén Abad
-

Toreo Arte y Cultura BMF y Circuitos Taurinos son los dos licitadores en el proceso que mantiene abierto la Diputación. El contrato corresponde a la Feria de 2022, prorrogable por dos años más

Los Chopera y Zúñiga (hijo) luchan por la plaza de toros - Foto: Óscar Navarro

El proceso de adjudicación mediante concurso público de la gestión de la plaza de toros avanza con paso firme. La Diputación, propietaria del coso, de segunda categoría, dio un paso decisivo ayer con la publicación en la Plataforma de Contratación del Sector Público de las dos empresas que compiten por llevar las riendas de Campos Góticos durante la actual temporada taurina de 2022 -Feria de San Antolín incluida-, con posibilidad de prórroga por dos años más.

La primera de ellas es Toreo Arte y Cultura BMF, con el sello de la Casa Chopera, la misma que ganó el último concurso en 2017 (tres años y dos de tres prórrogas agotadas). Además de la de Palencia entre 2017 y 2021, la empresa gestiona con un notorio éxito  las plazas de toros de las ciudades de San Sebastián, Bilbao, Salamanca y, finalmente, Logroño.

Empresa que ha dejado patente en más de una ocasión lo  bien y a gusto que trabaja en Palencia y con los palentinos. Como muestra, el empresario Manuel Martínez Azcárate señalaba en su última entrevista para Diario Palentino con motivo de los sanantolines de 2021 que «todas las propuestas que hemos hecho a la ciudadanía han tenido una gran aceptación y, ahora mismo, la de Palencia es una plaza de toros muy de moda. Nuestra intención es seguir aquí si las cosas siguen igual de bien». «Queríamos lo mejor y que los palentinos se sintieran muy orgullosos de su feria», remató.

La segunda compañía taurina en liza tiene también una sobrada y demostrable experiencia en el mundo del toro. Hablamos de Circuitos Taurinos, a cuyos mandos está el vallisoletano Carlos Zúñiga (hijo). Esta sociedad, nacida hace 27años en la ciudad del Pisuerga, el 28 de febrero de 1995, está al frente actualmente de los cosos deGijón (Asturias) y Zamora, además de los madrileños de Aranjuez y Colmenar Viejo y el abulense de Navaluenga. También gestionó Zaragoza y otras de segunda categoría -Palencia está así catalogada- como la de La Coruña (cinco temporadas) o la de Burgos (tres), según la información que ofrece en su página web.

Se da la circunstancia de que estas mismas empresas son las que compitieron en 2017 por la plaza de toros de Campos Góticos, concurso por el que también fueron las únicas interesadas. 

En caso de hacerse con el contrato, Los Chopera, a través de la empresa Toreo Arte y Cultura BMF, afrontarían la que sería su quinta etapa en Palencia. La primera fue fugaz, en la temporada 1979; posteriormente mantuvieron la gestión entre los años 1992 y 1999. La tercera fue la ya referida de 2015 y 2016, y la cuarta entre los años 2019 y 2021.

Tampoco es la primera vez para el otro espada, Carlos Zúñiga, que ya lo intentó en el concurso convocado en 2013. Entonces, Serolo le ganó la partida, pero dos años más tarde renunció a la feria que le quedaba y a las prórrogas. Ahora, Circuitos Taurinos vuelve a presentarse, y lo hace bajo la fórmula jurídica de una Unión Temporal de Empresas (UTE) junto a Pueblos del Toreo.

MESA DE CONTRATACIÓN

La primera Mesa de Contratación se reunió este lunes, de forma telemática y presidida por Gonzalo Mota, diputado delegado de Transparencia, Participación Ciudadana y Contratación. Junto a él, participaron en la misma tres vocales y una secretaria.

Por  unanimidad, la Mesa acordó la apertura del sobre A, consistente en la declaración responsable del cumplimiento de las condiciones necesarias para contratar con la administración, correspondientes a los dos licitadores anteriormente expuestos.

Ambas ofertas fueron admitidas por la Mesa. Si bien, la presentada por Circuitos Taurinos-Pueblos del Toreo tuvo que solventar un pequeño trámite administrativo a mayores al requerir la Diputación la documentación sobre el acuerdo de la UTE, que ya está solventado.