scorecardresearch

La décima provincia entra en acción

David Alonso
-

La modificación de la Ley Electoral que elimina el voto rogado facilitará la participación de los 160.303 electores que residen en el extranjero, una cifra de votantes similar a toda la provincia de Segovia, Ávila o Palencia

La décima provincia entra en acción - Foto: Ricardo Munoz Martin

El voto rogado ya es historia y la 'décima provincia' de Castilla y León espera la próxima cita con las urnas para hacerse escuchar. La aprobación esta semana en el Senado de la modificación de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General por unanimidad pone fin a un «error» que llevaba vigente en los comicios desde que en el año 2011 el PSOE lo instaurase tras la acumulación de denuncias de irregularidades con el voto de los emigrados. Esto aceleró los recuentos en las noches electorales, pero dificultó en exceso la participación de los residentes en el extranjero y lastró hasta mínimos históricos su papel en los comicios.

De hecho, solo enCastilla y León la participación de los electores en el exterior pasó del 36,2% en las Elecciones Generales de 2008 –últimas celebras antes de la aprobación del voto rogado– al 6,5% de los comicios generales de 2019, o al 1,92% de las autonómicas de febrero de este año.

Según el último Censo electoral de españoles residentes en el extranjero (CERA), en la Comunidad hay 160.303 personas con derecho a voto diseminadas por todo el mundo, casi el ocho por ciento del total regional, un importante número de votos que equivalen, por ejemplo, a toda la provincia de Ávila, Palencia o Segovia, o la mitad de Burgos o Salamanca.

Papel determinante. Un colectivo que puede ser determinante en las nueve provincias a la hora repartir los últimos escaños, concejales o procuradores en función del tipo de elección. Los comicios autonómicos y locales de mediados del próximo año será cuando se estrene el 'nuevo' sistema. Especialmente importante será el papel que puedan jugar en provincias como León, Zamora o Salamanca, que acaparan 100.000 de los 160.000 votantes en el exterior, suponiendo casi el 12 por ciento del total de personas con derecho a depositar una papeleta.

Y es que, el voto rogado implicaba que todos aquellos españoles residentes en el extranjero tuvieran que manifestar expresamente su voluntad de ejercer el voto; un traba en el camino que dificultaba el proceso electoral. Por ello, esta medida ha sido muy reclamada por los colectivos españoles en el extranjero, que denunciaban las excesivas trabas que ese sistema generaba.

Ahora, con la supresión del voto rogado, el proceso para participar en unas elecciones desde el extranjero se simplificará. Así, no será necesario rogar el voto, es decir, manifestar expresamente tu intención de votar, sino que todos los inscritos en el CERA ya lo podrán hacer y recibirán de oficio la documentación necesaria en sus domicilios de fuera de España. 

Además, se ampliarán de tres a siete días las jornadas para poder votar en las urnas habilitadas en cada país; se protegerá el envío de los votos emitidos en el extranjero enviándose por valija diplomática; y se habilitarán más centros para votación en urna, no sólo en las embajadas sino en todos los consulados y los centros oficiales que se habiliten. 

Tras la aprobación en el Senado, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, mostró su satisfacción por la supresión del voto rogado al entender que a partir de ahora se acabó su desigualdad de trato en las elecciones. «Lo que vamos a hacer es que también se sientan españoles de primera a la hora de decidir el futuro del país», añadió, para concluir: «Los que viven dentro y los que viven fuera, todos iguales a la hora de votar y decidir su futuro».

Argentina y Francia

La diáspora de electores castellanos y leonesas en el extranjero tiene un punto caliente más que notable. Argentina es, sin lugar a dudas, el principal destino donde se encuentran casi uno de cada tres inscritos en el CERA, y donde en los próximos comicios municipales de 2023 están llamados a votar casi 50.000 castellanos y leoneses de las nueve provincias. También es muy notable el papel que juega el vecino del norte, Francia, donde residen otros casi 25.000 potenciales electores autonómicos. Ya por detrás, Cuba (8.000), Suiza (6.000), México(6.000), Alemania (6.000) o Brasil (5.000) completan las primeras posiciones.