Rechazo de la automoción a la normativa anti contaminación

J. Benito Iglesias
-

Los concesionarios palentinos dicen que se confunde al cliente y se limita la compra de vehículos diésel, gasolina o híbridos en tiempos difíciles

Rechazo de la automoción a la normativa anti contaminación - Foto: Óscar Navarro

Los concesionarios palentinos rechazan de plano el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, cuya normativa ambiental contempla que desde 2040 no se podrán matricular en España vehículos que emitan dióxido de carbono  (CO2), ya sean diésel, gasolina, híbridos o de gas, tal y como lo anunció el pasado martes la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.
Los vendedores de coches creen que no es el mejor momento para el sector, con la reapertura de concesionarios bajo cita previa, operando bajo mínimos y con una crisis sanitaria que ha dañado seriamente la capacidad de consumo y el poder adquisitivo.
«Nos vuelven locos desde el Gobierno y cada día se dice una cosa distinta. Se empezó con que el diésel ya no se fabricaría hace unos meses, cuando es el vehículo más económico para quien viaja mucho. La industria lo había desarrollado tecnológicamente, ya que representaba un 80% de las ventas, y actualmente emite menos CO2 que un gasolina con las vigentes normativas ambientales europeas. Todo son limitaciones y está demostrado que las calefacciones antiguas de gasóleo contaminan más, o el caso de los aviones, hoy en tierra pero muy contaminantes», tal y como señaló Severino Infante, director comercial del concesionario Aupasa-Peugeot en la capital.
Rechazo de la automoción a la normativa anti contaminaciónRechazo de la automoción a la normativa anti contaminación - Foto: Óscar NavarroA su juicio, la legislación tan cambiante «frena las compras» y sostiene que se ha tomado al sector de automoción «como una punta de lanza». Al respecto añade que, ya antes de la crisis de la Coivd-19, el comprador  que pretende cambiar un vehículo antiguo se plantea «esperar a ver qué pasa» a la hora de elegir un diésel, gasolina, híbrido o eléctrico.
Sobre las fases de desescalada Severino Infante indica que «no hay quien las entienda» y de momento «se ha  abierto con un 50% de la plantilla, ya que había que atender a la gente y, sobre todo, el taller que está a tope».

incertidumbre. Por su parte, Mara Franco, gerente del Grupo Vicauto -que comercializa las marcas Renault, Dacia y Nissan y cuenta con un concesionario en la capital y otro en Aguilar- expuso que las normas sobre contaminación de vehículos «crean mucha incertidumbre en el sector porque van cambiando de un día para otro y no se puede confundir tanto a la ciudadanía sobre lo que realmente contaminan los vehículos, ya que el problema real es el envejecimiento del parque actual».
Además de una previsible caída de las ventas por la legislación ambiental, añadió que ahora «tampoco está claro con qué metros exigibles y aforo puedes abrir en sucesivas fases, junto al miedo que puede existir a acercarse a las exposiciones para adquirir un vehículo o entrar en un comercio».
En cuanto al trabajo actual, concretó que se realiza con una cartera de clientes anteriores. «Luego habrá que medir la demanda de vehículos y adaptar la producción», explicó, para añadir que, como en su día ocurrió con el denominado Plan Renove, se precisan ayudas públicas para incentivar las compras, reactivar un sector clave en la economía y el empleo del país «y a la vez contribuir a que la gente cambie sus vehículos ya muy antiguos y de paso a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera».