scorecardresearch

Un flojo inicio de la temporada de caza en Palencia

César Ceinos
-

El delegado provincial, José de Luis Cantero, explica que el tiempo ha afectado a la cría de la perdiz

Imagen de archivo de un cazador de la comunidad autónoma. - Foto: JL Leal (ICAL)

El inicio de la temporada general de caza, que arrancó con la apertura de la veda el 23 de octubre, está cumpliendo el mal augurio de los aficionados a la actividad cinegética, que hablaban antes de empezar de resultados pobres y no estaban equivocados. La principal responsable de este balance es la meteorología. Las altas temperaturas de los últimos meses y la falta de lluvias durante la primavera y el verano no facilitaron la cría de la perdiz, «la reina de la caza menor y la que más nos gusta a los cazadores», como reconoce el presidente de la delegación palentina de la Federación de Caza de Castilla y León, José de Luis Cantero.

«Tal y como esperábamos, los primeros días están siendo poco buenos», admite De Luis, que únicamente salva algunos de los numerosos cotos ubicados en la provincia. «Aún hay sitios en los que se ha visto un número decente de perdices y se puede tener alguna pequeña esperanza», añade. Pero lo normal es que las cifras en este arranque de campaña no sean muy elevadas. Ante esta situación, el delegado provincial de caza explica que «los propios cazadores, ante la escasez que ya preveían»,  decidieron no abrir todavía la veda en algunos cotos; mientras que en otras puntos de la geografía palentina «acordaron no disparar a la perdiz» para conservar la especie. «Se están centrando en el conejo, la paloma y otro tipo de piezas», manifiesta.

De Luis explica que el Cerrato «es el mejor territorio de caza» de la provincia, pero esa situación no ha evitado la caída de animales ni la limitaciones entre cazadores. En cambio, en Tierra de Campos «el balance inicial es mucho peor» respecto a años anteriores. Mejores números que en la zona centro y suroeste se están registrando algo más al norte, en la Valdavia, aunque el delegado comenta que «esta comarca suele ser buena».

Respecto a la liebre, el delegado explica que este año «no abunda» por los campos palentinos y se está reservando, en muchos casos, a los cazadores con galgos. «Esta decisión es potestad de cada uno de los cotos, pero por no machacar todo decidieron que la capturen los galgueros», declara. Por último, De Luis hace referencia a que el conejo se está cazando con normalidad en la provincia, al igual que la paloma. Estas cuatro especias son los más habituales, pero no son los únicos que se capturan en la provincia. «También se puede tirar al zorro o a la becada, pero es muy minoritario», declara.

La federación autonómica, a través de una nota de prensa, difundió recientemente una lista de recomendaciones para «facilitar la conservación de animales». Entre los consejos figuran la distribución de cazadores en distintos lugares y zonas en cotos con más de un cazador por cada 100 hectáreas, la fijación de los aparcamientos, la reconsideración de cupos por día y persona, el control y análisis de la edad y el sexo de las capturas, y la preferencia por los machos a la hora de cazar. Además, recuerdan que «es obligatorio facilitar los datos de las capturas al titular del coto cada quince días». En relación con la liebre, llaman a extremar la precaución por la mixomatosis. La veda se cerrará el 15 de enero. Los días hábiles para capturar animales son, según las disposiciones legales, los jueves, los sábados, los domingos y los festivos de carácter nacional y autonómico.