El Destino Palencia fue siempre a remolque en el derbi

Área 11
-

Segunda derrota seguida de los de Arturo Álvarez (73-66)

El Destino Palencia fue siempre a remolque en el derbi - Foto: Víctor Quintana

El Destino Palencia no pudo conseguir el triunfo en el esperado derbi ante el invicto Real Valladolid Baloncesto, que dejaba a los de Arturo Álvarez con un balance de 1-2 después de tres jornadas.
Los visitantes pelearon con uñas y dientes hasta el final, se sobrepusieron en el tercer cuarto a un mal inicio y tuvieron opciones hasta el último minuto, al que se llegaba con 70-66. Pero lo cierto es que siempre fueron a remolque y eso se acabó notando a la hora de la verdad, en la que el Valladolid, que había tenido el partido controlado desde el inicio, supo mantener la calma y jugar con su ventaja.
El Destino Palencia salió muy enchufado a la pista y los primeros cuatro minutos del encuentro estuvieron marcados por la igualdad mas absoluta, con continuas idas y venidas de un aro a otro y alternancias en el marcador, sin que ninguno de los dos equipos consiguiese irse de más de un punto (7-8, última vez que los visitantes mandaron en el electrónico). 
A partir de ahí, sin embargo, los palentinos comenzaron a acusar la presión defensiva de su rival y las primeras rotaciones y el equipo morado (ayer de blanco) estuvo hasta dos minutos sin ver aro, lo que aprovecharon los locales para firmar un parcial de 4-0 (13-8). 
Un triple de Purifoy ponía fin a la sequía de los visitantes, pero el Real Valladolid ya tenía el control y se sentía muy cómodo sobre la pista, mientras que el Palencia sufría y veía como su rival se escapaba de nuevo, llegando a tener una ventaja de 10 puntos a 2:11 del final del cuarto (21-11). Una diferencia que el Destino Palencia solo conseguía reducir en cuatro (23-15).
Ya en el segundo cuarto la igualdad volvió a la pista, pero las idas y venidas solo favorecían al conjunto pucelano, que seguía manteniendo su ventaja en torno a los diez puntos, llegando incluso a disponer de una máxima renta de 13 a falta de cinco minutos para el descanso (35-22).
No bajó los brazos el cuadro visitante en ningún momento y en la segunda mitad del cuarto intensificó su defensa para intentar crecer desde atrás y reducir diferencias, cosa que logró tímidamente para irse al descanso con nueve puntos de renta (37-28).
No era el marcador lo que mas preocupaba a los palentinos, asequible, si no la sensación de que el equipo de Hugo López jugaba a sus anchas mientras que los visitantes parecían no tener mas recursos en la nevera. Pese a todo, en el tercer cuarto, las rotaciones en las filas locales se dejaron notar y el Destino Palencia aprovechó, haciendo gala de un gran derroche físico, para meterse de lleno en la disputa del partido. 
Durante los primeros cinco minutos y medio de este cuarto el conjunto de Arturo Álvarez secó el ataque de los vallisoletanos mientras que, con un gran juego de equipo, iba recortando diferencias. El parcial fue de 2-9 y los visitantes se colocaban a dos puntos. No quedó ahí la cosa y a cuatro minutos del final del cuarto la diferencia se reducía a la mínima expresión (41-40). Soñaban los visitantes, aunque en el último tramo del cuarto el Valladolid conseguía sacudirse un poco la presión para cortar la remontada de su rival y entrar en el cuarto decisivo con tres puntos de ventaja (48-45).
Duró poco a alegría y cinco puntos consecutivos de De la Fuente en el inicio del último cuarto obligaban a los palentinos a emplearse a fondo otra vez para mantenerse a flote. Pero las fuerzas empezaban a fallar y con Borovnjak cargándose de faltas Palencia empezó a perder fuelle. A falta de cinco minutos volvían a perder por 10 y de ahí al final Valladolid ya no sufrió, aunque los visitantes pelearon hasta el final.