«Éramos un equipo por el que nadie hubiera apostado»

David del Olmo
-

Pahito regresaba al césped del Otero en el verano de 2009 para vivir su segunda etapa en el equipo morado, aportando su experiencia tanto en el centro del campo como en el vestuario

«Éramos un equipo por el que nadie hubiera apostado»

Fernando Maté Triana, Pahito como es de sobra conocido en el mundo del fútbol, llegó al Cristo Atlético como jugador (era su segunda etapa) en la 2009-10 y hoy, 10 años después de celebrar aquel ascenso continúa en el club, ahora denominado Palencia Cristo Atlético, como parte activa de su crecimiento desde fuera del campo, dentro de la directiva que preside David Nieto.
¿Qué recuerdos tiene de aquella temporada 09-10?
Era un equipo por el que nadie hubiera apostado. Un equipo que tenía mucha ilusión, empezando por el entrenador, Santi Villahoz, que dio una lección magistral de cómo se debe llevar un vestuario.Había mucha gente joven, yo era el más veterano entonces. Cada uno llegó de un sitio y él fue capaz de cohesionar todo y sacar lo mejor de cada uno. Era un equipo que jugaba muy bien a fútbol. Era Preferente, una categoría aparentemente fea, pero había gente que iba al Otero a ver los partidos porque el equipo jugaba muy bien, muy ordenado, cada uno tenía muy claro lo que tenía que hacer. El vestuario era de gente muy sana, con mucha alegría, buenos compañeros, y se hizo piña muy rápido.
Un equipo con el sello de Villahoz, que no volvió a ser primer entrenador, y fichado por Julián Martín
Nos entrenó ese año, al siguiente fue segundo de Santi Sedano y luego lo dejó. La sensación era la de un entrenador que tenía las cosas muy claras desde el principio. Y de quien confeccionó la plantilla, Martín, recuerdo hasta el día que me llamó. Yo venía de Becerril, que jugaba allí en Tercera, y me dijo Santi va a ser el entrenador. Yo tenía muy buena relación con él, porque habíamos sido compañeros en el Palencia. Y luego fue capaz de armar el equipo y hacerlo jugar muy conjuntado.
Pasó de Tercera a Regional
Era la segunda vez que iba al Cristo. Ya había estado la anterior etapa en Tercera, luego me fui al Becerril y ese año bajamos y volví. Éramos dos o tres los veteranos, junto a muchos jóvenes procedentes de juveniles. Recuerdo que iba todo el mundo a entrenar, algo que en Preferente no es fácil. Se entrenaba muy bien, daba gusto.
¿Había estado en el anterior ascenso?
Sí, creo que había llegado el verano anterior [del Tordesillas, con Rubén Gala]. Aunque este lo recuerdo muy bien porque Santi me dio mucho protagonismo. Lo recuerdo como un muy buen año.
Media docena de goles llevaron su  nombre
Sí, porque tiraba los penaltis y las faltas, tiraba todo [risas].  Ese año sí marqué unos cuantos goles. Recuerdo un partido ya al final de la temporada, enPallafría [ante el Burgos Promesas], que íbamos perdiendo 3-1 y quedaban cinco minutos. Marqué de falta y en la jugada siguiente pitaron un penalti y metí el 3-3 y mantuvimos el liderato por poco.
Siete días después celebraban el ascenso en El Otero
Nosotros ganamos y si alguien fallaba ya estábamos ascendidos. Estábamos en el campo y supimos que el segundo del otro grupo [el Benavente] había perdido y nosotros subíamos ya, quedáramos primeros o segundos, a falta de una jornada.
Todavía siguió en Tercera. Ha tenido una larga carrera
Seguí hasta que Juanjo estuvo en el banquillo, después de su primer año lo dejé, en 2013. Debuté en Tercera con el Palencia con 17 años y me retiré con 35.
Y continuó ligado al club
El último año hubo jaleos, cuando era presidente Óscar Guantes, yo estaba de capitán y decidí que o eran transparentes con nosotros o me plantaba. Y David Nieto le apretó para ver qué pasaba en el club. Dimitió Guantes y se quedó David, con el que yo había hablado bastante. Me dijo que lo iba a coger pero quería que yo estuviera. Y desde entonces hasta ahora, siempre con mucha ilusión.
¿Cuánto ha cambiado la entidad en este tiempo?
Tenía una deuda de 70.000 euros y sin nada más que el equipo. Y ahora somos un club humilde, pero que maneja presupuestos de 200.000 euros. Ha cambiado mucho, ha habido mucha gente que nos ha ayudado. La sinergia de David, de toda su familia, de su empresa, nos ha venido muy bien.
Y la próxima temporada habrá que superar otro bache
Sí, todos. Un año que en principio pensamos que va a ser complicado, de primeras con incertidumbre. Lo que sí sabemos es cómo se sale de estas cosas, que es trabajando, trabajando y trabajando. Ymás o menos sabemos por dónde queremos dirigir el proyecto.nde queremos dirigir el proyecto.