scorecardresearch

El hotel Don Rodrigo cambia de dueño y será vanguardista

Alberto Abascal
-

El establecimiento dispondrá de 27 habitaciones y servicios de cafetería y restaurante tras una profunda remodelación · La nueva firma contratará a nueve personas

La nueva propietaria del hotel Don Rodrigo, Manuela Merino Rojo, posa en el interior del establecimiento que está siendo objeto de una profunda remodelación. - Foto: Sara Muniosguren

Junto al río Carrión, el hotel Don Rodrigo, ubicado en la calle Los Gatos, permite un rápido acceso al casco antiguo de la ciudad. Y es que desde su ubicación solo cuesta cinco minutos llegar a uno de los puntos imprescindibles para el visitante: la catedral de San Antolín, una de las mayores de toda España. 

Edificado en la década de los 90 y gestionado hasta finales del pasado año por los rectores de la firma Suco, actualmente está siendo objeto de una profunda remodelación después de cambiar de propiedad para convertirse en un icono de la hostelería de vanguardia en la provincia. De hecho, una vez que esté abierto al público, según las previsiones, a finales de noviembre, será en la actualidad el único centro hotelero de la capital con tres estrellas (anteriormente ostentaba dos).

Manuela Merino Rojo, de 26 años, graduada en Derecho por Icade y máster en finanzas a través del Centro de Estudios Garrigues, es la cabeza visible del nuevo proyecto hotelero que nace con el espíritu del concepto Starbucks. Para el que no lo conozca en profundidad, Starbucks es una organización empresarial dedicada a la industria del café. En estos establecimientos es posible conseguir diversidad de productos y cada local es distinto con su propia personalidad. Para lograrlo, se tiene que adaptar a la cultura de cada territorio potenciando un clima basado en la empatía entre el empleado y el cliente; todo ello en un ambiente acogedor acompañado de buena música o lectura. 

ENFOQUE INNOVADOR. «Estamos llevando una remodelación integral del hotel. Los antiguos propietarios no querían seguir explotándolo y a partir de aquí comenzamos a proyectar una nueva idea para el establecimiento. Tengo que reconocer que inicialmente, tras adquirirlo, la idea era convertirlo en una promoción inmobiliaria, pero después de darle muchas vueltas consideramos que tenía su potencial como hotel pero con un enfoque más actual e innovador», explica a Diario Palentino Manuela Merino Rojo, una palentina vinculada al mundo de los negocios que tras su periplo por Madrid desde 2013, debido a la pandemia recaló de nuevo en Palencia y ahora se dispone a afrontar una aventura empresarial. «La inversión es muy importante, pero espero amortizarla en siete años», resalta la joven empresaria, que confirma la incorporación de nueve empleados para echar a andar su proyecto.

El hotel Don Rodrigo tiene una superficie aproximada de unos 1.000 metros cuadrados aproximadamente.

Consta de tres plantas y bajo, y a partir de finales de noviembre, cuando se espera que se reinaugure, dispondrá de 27 habitaciones (ocho por planta y tres más en el bajo), además de cafetería y restaurante. «Nuestra idea es la de potenciar la cafetería de especialidad. El café se trata como un producto gourmet y todo en un entorno abierto y desenfadado, donde se puede leer un libro o trabajar con tu ordenador personal», pormenoriza Manuela Merino Rojo.

 

CARTA DEL RESTAURANTE. Para la elaboración de la carta del restaurante, la cabeza visible del nuevo hotel Don Rodrigo contará con la ayuda del chef  Pedro Olmedo, del restaurante Puertalsol de Madrid. «El objetivo  -explica Manuela - es elaborar una carta también desenfadada pero siempre resaltando los productos de la tierra, en este caso de Palencia y provincia. Su enorme experiencia será importante para nosotros».

La joven responsable del centro hotelero capitalino recalca que es un «proyecto personalísimo, abierto para todo tipo de clientes, con una recepción totalmente abierta. Considero que ahora mismo la demanda del sector es pequeña en comparación con otras urbes pero también pienso que la oferta está limitada y, de ahí nuestra apuesta».

No hay que olvidar que según la última estadística oficial elaborada  por la Junta de Castilla y León  la provincia cuenta actualmente con 2.057 plazas hoteleras distribuidas a través de 32 establecimientos. Asimismo, la provincia dispone de otras 1.326 plazas repartidas en 61 hostales, además de otras 272 en 22 pensiones, lo que supone un total de 3.655 en 115 establecimientos.

En materia de alojamiento de turismo rural Palencia registra 259 establecimientos que oferta 2.485 plazas, además de 33 albergues que aglutinan 1.269 plazas.

Una climatización del interior que aprovecha el aire del exterior 

La amplitud y la abundante luz que se cuela por las ventanas del hotel caracterizan unas habitaciones  individuales o dobles. Ya instalados, los huéspedes encontrarán una temperatura adecuada gracias a la incorporación de la energía aerotérmica y cero plástico. 

La aerotermia es un sistema de climatización que aprovecha el aire del exterior y lo convierte en energía para calentar o refrigerar el aire interior de un espacio y para producir agua caliente sanitaria (ACS). Es un tipo de energía renovable porque aporta más energía de la que consume, por lo que la aerotermia tiene un impacto ecológico nulo o positivo. Además de beneficios medioambientales también supone un sustancial ahorro energético.

Por lo demás, ningún detalle durante la remodelación del establecimiento hotelero está quedando a la improvisación; desde la pintura, hasta los muebles, el decorado, la luz y los baños, según pormenoriza a Diario Palentino Manuela Merino Rojo, quien resalta que los detalles «siempre son importantes porque hay que buscar el mejor acomodo para el huésped».

En el futuro el hotel Don Rodrigo también posibilitará eventos culturales, «pero siempre enfocados en el acomodo y el entorno del cliente», apostilla Manuela Merino Rojo.