scorecardresearch

Lagarde anticipa que los tipos de interés no subirán en 2022

Agencias
-

La presidenta del BCE cree que la inflación ha tocado «máximos» que garantizan la estabilidad monetaria

Lagarde dice que actuará con firmeza para mantener la estabilidad de precios. - Foto: ARMANDO BABANI

El final del año viene acompañado de un cierto optimismo económico y financiero desde instituciones monetarias como el Banco Central Europeo (BCE) donde ayer su presidenta, Christine Lagarde, anticipaba un grado importante de recuperación en los países comunitarios y subrayaba, además, que el perfil de la inflación en la eurozona es similar «a una joroba», en la que las subidas de precios pueden haber alcanzado máximos en noviembre. Lagarde insistió que las previsiones de la entidad siguen apuntando a una relajación de las tensiones inflacionarias a lo largo de 2022 que hacen muy improbable una subida de tipos el próximo año.

La banquera central subrayó que la eurozona «es definitivamente diferente de los Estados Unidos», donde el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dejó de considerar transitoria la inflación, señalando que el perfil inflacionario de la zona euro «parece una joroba» que, tras aumentar en los últimos trimestres, disminuirá a lo largo de 2022.

«Creemos que estamos en el nivel más alto de esa joroba», subrayó Lagarde, añadiendo que el BCE sigue confiando en que la inflación se relajará a lo largo de 2022 y se moverá hacia el objetivo de estabilidad de precios del banco central.

En este sentido, la francesa defendió su confianza en el efecto que en el primer trimestre reflejará el final de la comparación con la suspensión del IVA en Alemania en el final de 2020, mientras que se espera también que otros factores, como los precios de la energía, se relajen sustancialmente para finales del próximo año.

En este escenario, la presidenta del BCE explicó que la institución permanece extremadamente atenta a la inflación. «Es nuestra brújula para llegar a nuestro destino». Lagarde añadió que actuará cuando sea necesario para mantener la estabilidad de precios y no titubeará en tomar decisiones cuando se hayan cumplido las condiciones contempladas por el supervisor.  «Es muy difícil que se vea una subida de tipos en 2022», aseguró.

En cualquier caso, advirtió de que la aparición de la variante ómicron supone una incertidumbre añadida. «Las consecuencias económicas dependerán de las medidas sanitarias implementadas», avanzó Lagarde.

Por otro lado, la economista mostró su apoyo al plan que trabaja la Unión Europa sobre el futuro euro digital como herramienta financiera que responda a la creciente demanda de la sociedad, pero sin acabar con las operaciones que se realizan con dinero en efectivo.

Asimismo, volvió a advertir de los peligros que representan en el entorno financiero criptomonedas como el bitcoin y manifestó que son activos altamente especulativos en los que las personas pueden perderlo todo.