scorecardresearch

Proyecto a partir de 'El nombre de la rosa'

Julia Rodríguez
-

El IES Tierra de Campos de Paredes organiza un escape-room

Proyecto a partir de 'El nombre de la rosa'

Los centros educativos gestionados por la Junta de Castilla y León a través de la Consejería de Educación siguen innovando en materia docente. Es el caso del IES Tierra de Campos de Paredes de Nava (Palencia) que, gracias a la colaboración conjunta entre profesores, alumnos y padres, ha llevado a cabo un escape-room o juego de escape consistente en que un grupo de personas logre salir o escapar  de una habitación mediante la resolución de una serie de pruebas o enigmas.

El proyecto, surgido a raíz de una tormenta de ideas de varios profesores, ha contado con la colaboración de docentes de todos los departamentos para su construcción física e intelectual. El claustro decidió basar la actividad en el libro El nombre de la rosa del escritor italiano Umberto Eco, debido a su carácter misterioso y su «enjundia intelectual», explica Jesús Ángel Rodríguez, uno de los coordinadores del escape-room. 

Para ello, convirtieron un aula en una sala medieval que evoca los monasterios del siglo XIV, época en la que se desarrolla la historia y de la cual también existe una versión cinematográfica. El objetivo era crear un ambiente enigmático y atractivo para el desarrollo de pruebas de lógica y estrategia donde grupos de entre 4 y 5 alumnos resolviesen el caso.

Una vez proyectada la idea, se comenzó a trabajar en la creación de bocetos y desarrollo del escape-room. La compra y obtención de materiales se realizó a través del reciclaje y de la búsqueda de personas que tuviesen enseres relacionados con la materia.Tanto profesores como alumnos se implicaron en decorarlo con murales, y otros elementos de atrezzo. En este sentido, el departamento de plástica fue crucial para esta actividad.

El proyecto. Se ha llevado a cabo en tres meses, entre las vacaciones de Navidad y las de Semana Santa. Durante seis días, un 96% de los estudiantes participó en la actividad. Todos los grupos inscritos podían utilizar pistas para resolver los diferentes rompecabezas, pero el tiempo en el que se solucionase y el número de comodines empleados sumaba o restaba puntos para ganar. 

Los mejores tiempos de cada curso (1º, 2º, 3º y 4º de la ESO) fueron los ganadores de la actividad, a quienes se les hizo entrega del premio: una camiseta con el logo del escape-room.Esta iniciativa pretendía que los alumnos «saliesen de la rutina covid» y dinamizar el pueblo: «La gente en los pueblos no encuentra actividades para jóvenes. Tener un escape-room, una actividad por la que se suele pagar dinero, puede atraer a los curiosos a nuestra localidad. No acaba con la despoblación, pero al menos genera ilusión», incide Rodríguez, con la idea de expandir este proyecto al resto de la comunidad.

De esta forma, se ha logrado involucrar a profesores y alumnos en un proyecto que ha favorecido un clima de colaboración intelectual y artística. Así, asignaturas como Música, Literatura o Matemáticas adelantaban algunos conocimientos a los alumnos para que estos los aplicasen en la resolución del escape- room. Esta dinámica, que ha obtenido como resultado un profesorado y alumnado motivado, no acaba aquí, sino que «es previsible que se realicen más en un futuro», concluye Jesús Ángel Rodríguez.