scorecardresearch

La subida del gas eleva un 30% el coste para Sacyl

SPC
-

El Consejo de Gobierno aprueba una partida de 11 millones y Carriedo asegura que los niveles de calidad y confort de los servicios públicos están garantizados

Una enfermera ayuda a un médico del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid. - Foto: Efe

La subida del gas natural ha obligado a la Junta a incrementar en un 30 por ciento el gasto para hacer frente al suministro de los 122 centros de la Gerencia Regional de Salud que emplean este servicio como fuente de calefacción y agua caliente, con un contrato que ronda los 11 millones de euros y que tendrá una vigencia de seis meses. El consejero de Economía y Hacienda en funciones y portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, aseguró ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que a pesar de este incremento de los precios de la energía, que también sufren las familias y la empresas, la Junta mantendrá la calidad y el confort de los servicios públicos. En el contrato autorizado por la Junta se refleja un incremento de consumo del 26 por ciento respecto al contrato anterior, por la inclusión de dos nuevos puntos de suministro. Las instalaciones añadidas son el Hospital Universitario Río Hortega y el nuevo Centro de Salud de Sala de los Infantes, en Burgos, como señalaron a Ical fuentes de la Junta de Castilla y León.

Por otra parte, el Consejo de Gobierno también ha tramitado un expediente de la Gerencia Regional de Salud por el que se aprueba un gasto de 2.102.980 euros destinado a la contratación del servicio de lavandería del Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Este centro cada año tiene un consumo estimado de lavado de 1.100.000 kilos de ropa.

Test de antígenos

Por otro lado, la Junta declaró de emergencia una inversión de 1,93 millones de euros para dotar a los centros dependientes de la Gerencia Regional de Salud (GRS) de Castilla y León de un millón de test de detección rápida de antígenos. Esta medida forma parte de las acciones realizadas para garantizar que las instalaciones sanitarias de la Comunidad cuentan, en todo momento, con el material necesario para hacer frente a la pandemia de coronavirus. Y, en este caso concreto, para la realización de todas las pruebas de diagnóstico de la covid-19 que requieran los ciudadanos. Con esta compra la Junta alcanza los cuatro millones de este tipo de test.

Por otra parte, el Consejo de Gobierno aprobó una partida económica de 941.892 euros que se empleará para la compra de suministros sanitarios necesarios para seguir desarrollando la labor diaria Complejo Asistencial Universitario de Burgos. En concreto se refleja en el acuerdo la adquisición de los apósitos para curas que requieren los profesionales para atender a sus usuarios.

El acuerdo estará en vigor hasta el ejercicio 2023 y «garantiza la atención a cualquier tipo de lesión generada por un deterioro de la integridad cutánea que presenten los pacientes», destacaron desde la Junta. Por último, y ante la buena evolución de la pandemia, Carriedo informó de que se analiza si se reducirá la publicación de datos de incidencia del coronavirus en la Comunidad ante la bajada «clara» de contagios y después de que el Gobierno central haya avanzado que los dará a conocer dos días a la semana. 

De este modo, estudiará qué se hace finalmente a nivel nacional, tras lo que se cotejará con responsables de la Comunidad.