scorecardresearch

Palencia, a la cola en sucursales con 90 y 27 son de Unicaja

DP
-

Un informe del Banco de España sitúa a la provincia solo por delante de Soria (88) en cifra de oficinas bancarias y por detrás de Ávila (112), Segovia (113) y Zamora (118)

Palencia, a la cola en sucursales con 90 y 27 son de Unicaja - Foto: TOMÁS FERNÁNDEZ DE MOYA

Las oficinas bancarias ascienden a 90 en la capital y provincia, con Unicaja liderando el ránking al contar con 27 de ellas. A continuación figuran CaixaBank, con 18;Banco de Santander (16); Cajamar (11); BBVA (10); Banco de Sabadell (2); Caja Rural de Burgos, Fuentepelayo, Segovia y Castelldans (2)Renta 4 (1); Bankinter (1); Abanca (1) e Ibercaja (1).

Así lo pone de manifiesto una información del diario económico Cinco Días donde se refleja que la España rural, desde la anterior crisis económica, las entidades han recortado su red de oficinas y las zonas rurales son las que más han sufrido ese tijeretazo. 

En el caso de Castilla y León, en ella se encuentran las provincias más despobladas de oficinas bancarias, junto a las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla. En el caso de Soria tan solo mantenía 88 sucursales a concluir marzo de este año y Palencia están las 90 citadas. Igualmente, Ávila (112), Segovia (113) y Zamora (118) se encuentran en el mismo umbral, cercano a las 100 sucursales.

En cambio, Madrid y Barcelona, son las dos provincias que más oficinas suman, con 2.579 y 1.954 sucursales, respectivamente. Le siguen Valencia (1.108), Alicante (737) y Sevilla (708). En todas ellas, la entidad que ofrece una mayor red es CaixaBank.

Sin embargo, a pesar de la popularización de la banca digital, el dinero en efectivo y la prestación de servicios financieros de forma presencial sigue siendo  importante para gran parte de la población. El propio Banco de España, en el informe titulado Infraestructura del efectivo y vulnerabilidad en el acceso al efectivo, advierte de que en torno a 1,3 millones de personas se encuentra en una situación vulnerable para acceder al efectivo y subraya que «es fundamental asegurar que los ciudadanos que deseen usar este medio de pago tengan acceso a él». 

Por un lado, los bancos buscan reducir los costes de explotación como forma de contrarrestar los menores ingresos debido a los bajos tipos de interés y de esa forma ganar en eficiencia. De hecho es una de las peticiones que vienen siendo recurrentes por parte de los supervisores bancarios. Por otro lado, el sector está en el proceso de dar paso a un modelo híbrido en el que se abre camino la banca digital. En ese contexto, con cada vez más clientes digitales los bancos ha decidido reducir su presencia a través de las oficinas. 

Encontrar una oficina de un banco al salir de la localidad donde se reside habitualmente es cada vez más complicado. Y más si estos demandantes de servicios bancarios se encuentran en una zona rural. Tras el proceso de consolidación bancaria que se inició en la anterior crisis económica las entidades financieras han ido recortando su red de sucursales y la reducción desde 2008 alcanza el 50%, según los datos de Banco de España.