scorecardresearch

Miel Felya recoge dos premios Artesano Alimentario

Jesús Hoyos
-

La empresa apicultora, situada en Abia de las Torres y con más de medio siglo de existencia, obtuvo el oro y la plata por sus productos brezo roble y crema de la Montaña Palentina

Miel Felya recoge dos premios Artesano Alimentario

La empresa apicultora Miel Felya obtuvo el miércoles doble reconocimiento en la gala de los Premios Artesano Alimentario. En su séptima edición, la compañía de Abia de las Torres recibió el oro y la plata en la categoría de mieles por sus productos brezo roble y crema de la Montaña Palentina.

En total se ha galardonado a 32 productores de la comunidad por su «extraordinaria calidad y sabores que recuerdan los usos tradicionales propios de la región». A los premios, convocados por la Asociación de Artesanos de Castilla y León, con la colaboración de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, se han presentado 417 muestras, récord de todas sus ediciones. 

Es por esta alta competencia que Felipe García, dueño de la empresa en la que también trabajan su mujer y su hijo, considera en declaraciones a Diario Palentino que «ver reconocido el trabajo en los premios fue un momento muy especial porque, entre todas las mieles candidatas, recibimos las medallas de oro y de plata». 

Ya habían recibido, por cierto, otros premios: oro en 2013 y 2014 y plata en 2018. 

Actualmente cuentan con unas 1.200 colmenas, repartidas por la zona de la Ojeda, Valdavia y Boedo, además de Cantabria, el norte de Palencia  y León; aunque esperan alcanzar las 1.400. Asimismo, su intención es conseguir pronto los 20.000 kilos de producción media anual -ahora están entre 12 y 15.000-. Ellos mismos producen, cosechan y envasan una miel que venden en el pueblo, a través de Internet y en grandes ferias nacionales. Una tradición que alcanza ya tres generaciones. Su padre estuvo 30 años en el negocio, él ya lleva 40 y su hijo va por el mismo camino.

Felipe García destaca que situar en el medio rural este tipo de empresas y oficios más tradicionales, como la apicultura, permite «convivir, estar en el pueblo y tener una calidad de vida muy superior a la de las grandes capitales».

Además, defiende su trabajo «100% natural», en el que la producción, selección y envasado son clave. «Todas las mieles son buenas siempre que no estén estropeadas, maleadas o mezcladas, cosa que hacen las grandes superficies», subraya.

El empresario reconoce que pertenecer a una marca reconocida como Tierra de Sabor «es un impulso y se nota». Y es que el distintivo alimentario aglutinó más del 90 por ciento de empresas y productos galardonados en los Premios Artesano Alimentario. 

 

Premios. Valladolid lideró la vuelta de los Premios Artesano Alimentario 2022, auspiciado por Tierra de Sabor y tras dos años desiertos por la pandemia de covid, con casi la mitad de los 32 oros y platas que otorga el certamen. Así, la provincia vallisoletana obtuvo 15 premios, siete de ellos dorados, seguida de Zamora, con cuatro; Segovia y León, con tres en cada caso; Ávila, Salamanca y Palencia, con dos (los de Miel Felya); y Burgos, con un premio. En total, 16 oros y 16 platas que componen un palmarés que reconoce a los mejores productos del año entre las 417 muestras recibidas.

Este certamen apuesta por prestigiar y reconocer la labor de los artesanos alimentarios de Castilla y León como generadores de riqueza en el entorno rural con la producción de alimentos tradicionales de calidad. Los premios Artesano del Año, que cumplen su séptima edición, destacaron en esta ocasión, según la organización, por «más calidad, más innovación y más participación» en su vuelta.

Las catas realizadas por técnicos del Itacyl, críticos gastronómicos, profesionales del sector, periodistas especializados e influencers determinaron los galardones.

Se trata de un sector, el de la artesanía alimentaria, que moviliza 92 millones de euros al año y da empleo a 1.145 personas en Castilla y León, sobre todo en el ámbito rural.