scorecardresearch

Sentirse vivo

Jesús Hoyos
-

Palencia inaugura la gira de presentación del primer disco del gaditano Gonzalo Alhambra, que pasó por el talent show televisivo 'La Voz' en 2020. Asegura sentir una «ilusión tremenda» por defender sus canciones

Sentirse vivo

Tras participar en el talent show televisivo La Voz en 2020, el artista Gonzalo Alhambra (Sanlúcar de Barrameda, Cádiz) firmó un contrato discográfico con el que está cumpliendo un sueño. Y es que el gaditano, de 26 años, ha publicado recientemente su primer disco, Uno. «La música es lo que me hace sentirme vivo», asegura en declaraciones a DP.

La gira de presentación, con parada en grandes ciudades como Granada y Madrid, comienza este viernes 8 de abril en la discoteca Quasar de Palencia. Un concierto que afronta «con muchísimas ganas» y con el que espera que tanto él como los asistentes disfruten «muchísimo». «Sacar mi primer disco con mis propias canciones y poder defenderlo y cantarlo en tantas salas supone una ilusión tremenda», reconoce. 

Gonzalo Alhambra empezó en la música a los 20 años. Un amigo percusionista le metió en este mundo y le «picó el gusanillo». «Él sabía que yo cantaba bien, nos juntamos con otro amigo, Mario Márquez, que hoy día es mi guitarrista, y empezamos a cantar por bares, salas y discotecas de Cádiz y Sanlúcar», recuerda. 

Más tarde, abrieron fronteras en Sevilla y otros lugares de Andalucía, hasta que entró en La Voz. «El momento en que me eligieron fue el más bonito. Sin ese programa no me habría conocido tanta gente ni habría tenido esta oportunidad discográfica», asegura Alhambra, que saltó a la palestra con una versión del tema Pienso en tu mirá, de Rosalía. 

Su primer trabajo trata del amor y del desamor. «Es lo que sentimos todos. No tiene un hilo conductor, sino que parte de vivencias que he tenido a raíz de las cuales he ido componiendo y creando letras», explica. Se enmarca en el género pop, aunque «el pellizco y el aire flamenco» de su tierra está reflejado en sus temas.

«La respuesta y acogida han sido tremendas. Los primeros singles siguen sonando mucho en las radios y el resto ha gustado mucho», comenta Alhambra, que no tiene precedentes entre su gente que se hayan dedicado profesionalmente a la música. Eso sí, subraya que en su familia paterna es costumbre cantar y bailar rumbas y bulerías cada vez que se juntan.

El gaditano compagina su pasión musical con la carrera de Derecho, que está terminando. «Al principio, a mis padres les costaba entenderlo, pero poco a poco  vieron que cada fin de semana había actuaciones y podría vivir de ello. Siempre me han apoyado para dedicarme a lo que me gusta y me hace feliz», añade.

Respecto a la inspiración, reconoce que, sin ella, «no sale una buena canción. No se puede forzar». Autodidacta, cogió oído y se hizo a la música «de forma más callejera», fijándose en cantantes -sus influencias principales son Alejandro Sanz, Manuel Carrasco y el flamenco de Camarón- e investigando. «Es más una desventaja, porque estudiar y aprender siempre es mejor», opina.

Lleva bien la presión que le generan los halagos. «Me encanta que me digan que mi voz tiene mucha proyección. Es un orgullo», subraya al tiempo que destaca la dificultad a la hora de hacerse un hueco en el panorama actual, «dominado por música más comercial, como el reggaetón». «Aun así, es bonito que haya compañías que apuestan por la música de autor», agrega. Ya trabaja en su próximo disco. «Estoy elaborando letras y melodías; el proyecto es seguir sacando música. Me encantaría hacer colaboraciones y componer con otros artistas», concluye.