Palencia se apunta al 'take away' durante la pandemia

A. Benito
-

Algunos establecimientos han optado por mantener su actividad ofreciendo productos para llevar. El café a media mañana, en el descanso de la jornada laboral, se toma ahora en la calle

Palencia se apunta al 'take away' durante la pandemia - Foto: Juan Mellado

Es una de las costumbres más típicas de la sociedad española. El café a media mañana, en el descanso de la jornada laboral, acompañado de un pincho o un dulce, se ha convertido en una rutina irrenunciable para muchas personas, que siempre han encontrado en los bares el mejor refugio para desconectar durante un rato y coger fuerzas para seguir con su trabajo.


La pandemia no solo está afectando de manera severa a la economía, llevando a la ruina a algunos negocios, sino que también está cambiando nuestros hábitos más arraigados y obligando a ciertos sectores a adaptarse a las circunstancias y a reinventarse continuamente. El cierre de la hostelería, prorrogado esta misma semana durante otros 14 días, generó desde el primer momento protestas por toda la región y, a la vez, ha hecho que algunas imágenes se conviertan en habituales en tiempo récord.


A la espera de que la situación mejore, algunos bares y restaurantes han optado por mantener su actividad ofreciendo productos para llevar. No es que el take away sea algo nuevo en Palencia, pero sí que resulta curioso ver las colas frente a algunos locales a ciertas horas de la jornada. Al ritual de tomar café, leer la prensa y charlar con los parroquianos, le sustituye desde hace dos semanas pedir la consumición en barras improvisadas a la puerta de algunos establecimientos y buscar un rincón para tomarla.

Palencia se apunta al 'take away' durante la pandemiaPalencia se apunta al 'take away' durante la pandemia - Foto: Juan Mellado


Probablemente, muchos se hayan fijado en lo concurridas que están algunas zonas entre las 11 y las 12 de la mañana, aproximadamente. En el paseo del Salón, por ejemplo, ese es el momento en el que coinciden quienes hacen un parón en su jornada laboral y los jóvenes que estudian cerca y disfrutan de su recreo en ese horario.


«Antes aprovechábamos este rato para tomar café dentro de algún bar, ahora no queda otra que tomarlo en la calle», explicaba hace algunos días un grupo de profesores a Diario Palentino. Varios utilizaban vasos de plástico o cartón, pero los más profesionales portaban recipientes reutilizables, «porque esta situación no debería ser excusa para olvidarnos de la importancia del reciclaje y la sostenibilidad», afirmaban.


Esta nueva manera de almorzar no entiende de edades, y es que, entre las personas a las que no les ha quedado otro remedio que aceptar esta fórmula para seguir disfrutando de este pequeño placer, hay gente joven, pero también cafeteros de avanzada edad. Muchos están deseando volver al café en la barra o en la mesa del bar, pero de momento esta es la única opción que el mercado les ofrece.

Palencia se apunta al 'take away' durante la pandemiaPalencia se apunta al 'take away' durante la pandemia - Foto: Juan Mellado


Desde la hostelería, quienes han decidido adoptar esta nueva fórmula reconocen que hay «horas punta» y que prestar este servicio «es mejor que estar cerrados», pero están deseando volver a atender sus negocios con normalidad. «Abrimos solo por la mañana y más tarde de lo habitual. Tenemos gente, pero mucha menos que antes», expresa Raquel Torres, del bar-cafetería Ávila, que mantiene la costumbre de entregar a sus clientes una tapa junto a su consumición. «Es cierto que no gastamos agua ni luz en el lavavajillas, pero los recipientes no los regalan», añade.


Quien también se ha apuntado al take away es la panadería San Francisco, con diferentes puntos de venta en la capital que cuentan con espacio para degustar sus productos en compañía de un café. «Como ahora esa zona no se puede usar, mucha gente opta por el café para llevar, junto al que siempre entregamos un croissant, una pastita o algún otro dulce», afirma Yolanda Espina, responsable de la tienda ubicada en el paseo del Salón. «La gente se va encantada», asegura.


Giovanni Basile es el responsable de la panadería-pastelería Olé (antigua Granier). A su juicio lo de pedir un café y llevárselo para consumirlo en otro lugar es una cultura que «choca mucho» en Palencia, igual que en el resto del país. «Lo que le gusta a la gente es sentarse en un bar o cafetería y disfrutar de ese momento», señala. «Tenemos buena recepción, no podemos decir lo contrario, pero la verdad es que estamos haciendo un gran esfuerzo y agotando todas las posibilidades. Nuestro deseo es que la situación se normalice cuanto antes», indica al tiempo que manifiesta que «cerrar, jamás». 

Palencia se apunta al 'take away' durante la pandemiaPalencia se apunta al 'take away' durante la pandemia - Foto: Óscar Navarro


BUENA ACOGIDA. Dada la buena acogida que los productos para llevar han tenido a lo largo de las últimas dos semanas y teniendo en cuenta que el cierre de la hostelería se extenderá durante, al menos, otras dos, algunos hosteleros palentinos estudian la posibilidad de reabrir sus negocios. 


Uno de ellos expresaba el pasado martes en declaraciones a este periódico estar esperando noticias de la Junta para tomar la decisión y proceder a hacer los pedidos necesarios para volver a funcionar, por lo que en los próximo días se podrían ver más bares abiertos en la capital.

 

SALVAVIDAS PARA MUCHOS RESTAURANTES. A lo largo de los últimos meses, han sido muchos los restaurantes de la provincia que se han animado a servir comida para llevar y a domicilio. En consecuencia, se han visto obligados a cambiar su forma de trabajar y han tenido que realizar diferentes inversiones para posibilitar estos servicios. Sin embargo, la apuesta ha sido para muchos un salvavidas ante esta situación inédita y cambiante que está exigiendo altas dosis de creatividad por parte de todos los sectores, especialmente de algunos como la hostelería.

 

La respuesta por parte de la gente ha sido positiva, de hecho, cada vez es más común ver por las calles de la capital a repartidores de empresas como Glovo, Just Eat o Uber Eats. En el medio rural, esta imagen aún no se ha dado, pero sí que se ha subido al carro de la comida para llevar un gran número de restaurantes y bares, que están aguantando de esta forma los envites de la pandemia.