scorecardresearch

La Junta promete fondos propios para regadíos

ICAL
-

Agricultura podrá en marcha abrevaderos para la ganadería, con un montante de 3,5 millones de euros

La Junta promete fondos propios para regadíos - Foto: BRÁGIMO (ICAL)

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Gerardo Dueñas, comprometió ayer fondos propios para construir, con el «beneplácito» de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), «pequeñas balsas» que rieguen superficies menores, de las cuales beba el ganado y que puedan dar apoyo también contra la extinción de incendios.

Así lo aseguró durante una visita a la sede central de la Cooperativa Agropal, en Palencia, donde pudo conocer algunos de los proyectos de la entidad. En este acto aprovechó para anunciar que esta semana el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publicará la orden de ayudas contra la sequía, que favorecerá la puesta en marcha de abrevaderos para la ganadería y que estará dotada con 3,5 millones de euros. Por esta razón, Dueñas cargó contra la política hidráulica del Gobierno central, que «ha limitado la producción de regadío». Así, solicitó al Ministerio del ramo más infraestructuras para almacenamiento. «Solo podemos embalsar el 32 por ciento del agua que se genera en la comunidad. Necesitamos más infraestructuras y que ese agua se gestione de la mejor manera, con modernización de regadíos», apostó el consejero, quien se refirió tanto a las aguas superficiales como a una «apuesta» por las de carácter subterráneo.Para este segundo punto, se comprometió en esta legislatura a fomentar el montaje de balsas e infraestructuras eléctricas para poder regar.

MALA COSECHA. En este contexto recordó que hace menos de un mes envío una misiva al ministro de Agricultura, Luis Planas, ante la «sorpresa» del consejero de dejar fuera del convenio del ministerio para modernización de regadíos al Bajo Carrión, aunque «parece ser que finalmente habrá una dotación de 200 millones».

Por último, apuntó que los datos han confirmado que la de 2022 ha sido una «mala cosecha» de cereal, en el entorno de los cinco millones de toneladas, tal y como él mismo avanzó en Segovia hace menos de un mes.