scorecardresearch

Mañueco defiende el autonomismo, la igualdad y el europeísmo

SPC
-

El presidente de la Junta pone en valor la «nación única y centenaria» de España desde «su rica pluralidad» y apela a la implicación por parte toda la sociedad en el proyecto de futuro de la Comunidad

(I a d) Marta Fernández, Juan Manuel de Prada, Juan Pedro Bolaños, Alfonso Fernández Mañueco, Noemí Martínez, Miguel Ángel Verdugo y Alberto López Moreno posan tras la entrega de galardones. - Foto: Campillo (Ical)

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, defendió ayer el «autonomismo útil» que ha contribuido «de manera muy especial a elevar la calidad de vida» de los ciudadanos y el futuro dentro de la Unión Europea, pero también el «legado de igualdad» de precursoras como Beatriz Galindo y Lucía de Medrano que «nunca» se debe abandonar. Así lo puso de manifiesto en su discurso institucional con motivo de la entrega de los Premios Castilla y León 2021, que se desarrolló en el Teatro Municipal de La Bañeza (León), donde realizó una viva defensa del modelo autonómico y de pertenencia de España a Europa, dos aspectos en los que chocan frontalmente con las posiciones de Vox, su nuevo socio en la Junta, que apuesta por eliminar las comunidades y se muestran muy críticos con el proyecto europeo. El presidente admitió que el modelo autonómico puede estar «inacabado» o que se haya utilizado «por algunos para cometer excesos que ha desvirtuado su verdadera naturaleza», pero rechazó que ello le haga como un «modelo fallido». «Ni mucho menos», apostilló, en presencia en el auditorio del vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo (Vox), que este martes aseguró que el modelo autonómico es un «fracaso», y los diez consejeros del Ejecutivo regional.

Para Fernández Mañueco, este modelo ha dado alternativas a «uno de nuestros conflictos históricos más preocupantes» e impulsó una descentralización política, cuyo éxito extendió, sobre todo, a la prestación de servicios de calidad a las personas, donde citó expresamente las escuelas con tres o cuatro alumnos, los consultorios o residencias en todos el territorio. Así, el dirigente autonómico puso en valor la «nación única y centenaria» de España desde «su rica pluralidad» y la aportación histórica, cultural y humana de Castilla y León, así como los valores de unidad y solidaridad, que apuntó como «el mejor antídoto ante los separatismos que falsean la historia en beneficio de sus intereses y buscan fragmentar una soberanía que corresponde a todos los españoles». 

«Creo firmemente que estos 39 años de vida autonómica han contribuido decisivamente al desarrollo político, económico y social de Castilla y León. Han contribuido a ser lo que hoy somos. Han contribuido a que Castilla y León sea hoy una tierra activa, dinámica y en progreso», argumentó ante el teatro bañezano.

Tierra de igualdad

De la misma manera, sostuvo que en esta etapa autonómica Castilla y León se ha reafirmado como una tierra igualitaria, en la que «siempre hemos asumido el principio de que aquí nadie es más que nadie». Así, como salmantino, aseguró estar «muy orgulloso de referencias universitarias y precursoras tan relevantes como Beatriz Galindo y Lucía de Medrano». «Un legado de igualdad que nunca podemos ni debemos abandonar», remarcó antes de realizar un repaso de los «resultados» de vida autonómica, donde destacó también que Castilla y León es una tierra de diálogo político en las cuestiones de Comunidad, social, como referencia nacional, territorial con las entidades locales e institucional. 

«Hemos aportado mucho a Europa. Y Europa también nos ha aportado mucho. Desde ideales, pensamiento y libertad a solidaridad y recursos. Por ello, Europa ha sido y es referente esencial para nosotros y queremos que siga siendo nuestro espacio de convivencia futuro», sostuvo igualmente el mandatario regional sobre su defensa de la vinculación de España y esta Comunidad con la Unión Europea. 

«Debate con gallardo»

En el acto también estuvo presente el líder regional del PSOE, Luis Tudanca, que apuntó que el presidente hizo con su discurso «un debate con su propio vicepresidente» sobre «las bondades del estado autonómico». Se mostró así «sorprendido» con las palabras de Mañueco puesto que «hace como que no ha pasado nada, como que no ha metido a la extrema derecha en el Gobierno de Castilla y León», al reseñar las «bondades» del Estado autonómico cuando el nuevo vicepresidente «ha dicho que quiere cargarse las comunidades, la sanidad y la educación pública y las competencias». «Es imposible solucionar los problemas que tiene Castilla y León si siguen cerrando los ojos en el diagnóstico», concluyó. Por su parte, el portavoz del Grupo Popular en las Cortes, Raúl de la Hoz, apostó por «hacer una apuesta por la historia y el orgullo de pertenecer a Castilla y León» para «lanzar al futuro a la Comunidad».