scorecardresearch

Hasta el último pase

Pablo Caminero
-

Destaca que en su etapa en la ciudad ha descubierto lugares maravillosos

Raúl Arroyo en La Balastera, su lugar número uno - Foto: DP

Los diez lugares de Raúl Arroyo

¿Quien soy? Nacido en Ávila,  este será su tercer año viviendo en Palencia. Vino en 2019, cuando firmó por el equipo de fútbol Palencia Cristo Atlético en tercera división y consiguió el ascenso a segunda RFEF. Además, el curso pasado se graduó en la carrera de Magisterio.


TRAYECTORIA Actualmente, su profesión es la de futbolista. Terminó su etapa de formación en el Colegio Diocesanos de Ávila de División de Honor. Tras pasar por el Real Ávila y el Santa Marta, de Salamanca, ambos en tercera, llegó a Palencia, donde logró el ascenso en su primer año.

1.Estadio Nueva Balastera.  «Es, sin ninguna duda, uno de mis lugares favoritos de Palencia. Aquí paso la mayor parte de mi tiempo cada día debido a mi profesión. Este estadio es una referencia para el fútbol de Castilla y León y deberíamos tratarlo como tal, ya que tenemos la suerte de que se encuentre en nuestra localidad».


2.El Cristo del Otero. «Creado por Victorio Macho, es uno de los monumentos más bonitos de la provincia. Bajo sus pies se encuentra toda la ciudad y desde su propio mirador podemos apreciar gran parte de la capital, ofreciendo así unas vistas preciosas, las cuales se convierten en mágicas cuando voy por la noche para desconectar».


3.Monte el Viejo.  «Este paisaje natural ofrece muchas opciones de disfrute gracias a la gran variedad de lugares que contiene para visitar. Desde la reserva de ciervos, hasta pequeños rincones como el Refugio, la Casa Grande o la Casa Pequeña, pasando por diferentes espacios para desarrollar deporte, este paraje natural se convierte en uno de mis lugares favoritos».


4.Catedral de San Antolín.  «La tercera catedral más grande de España. Denominada La Bella Desconocida, la seo palentina es una de las joyas de la provincia. En ella podemos encontrar gran cantidad de tesoros históricos como la Cripta de San Antolín del siglo XII o la pintura de El Greco El Martirio de San Sebastián. Además, la actual exposición Renacer le aporta un encanto especial debido a la celebración del VII centenario».


5.Cueva de los Franceses. «Esta cueva nace por la acción del agua que durante gran cantidad de años ha ido esculpiendo el interior de la cueva, dejando así un precioso paraje, el cual podemos visitar en familia. Además, fue el lugar de enterramiento natural de los franceses durante la Guerra de la Independencia, de ahí su nombre. A mayores, la riqueza que aportan las estalactitas y estalagmitas lo convierten en mágico».


6.Mirador de Tierra de Campos.  «Situado en Autilla del Pino, es uno de mis lugares favoritos para ver el anochecer, ya que podemos apreciar el conocido como mar de Castilla. Incluso, los días de mayor claridad en la zona, se puede contemplar la Montaña Palentina, situada a más de 100 kilómetros».


7.Calle Mayor.  «Para mí es el pulmón de la capital palentina, ya que es un lugar de encuentro para sus vecinos, pues siempre te acabas cruzando con un conocido. A lo largo de los 900 metros que tiene, la calle Mayor permite apreciar gran cantidad de comercios y de bares que convierten en emblemática a la gastronomía palentina».


8.Parque del Salón de Isabel II.  «Podemos encontrarlo en el centro de la ciudad. Es una zona ajardinada cuya vegetación y fauna es muy variada. Además podemos disfrutar de gran cantidad de bares que suelen estar repletos de personas de diferentes edades. Es un lugar idóneo para desconectar y pasar una tarde con amigos».


9.Iglesia de San Martín de Frómista.  «Uno de los lugares más importantes del románico de la provincia palentina. Se sitúa en la pequeña villa de Frómista y está marcado como un punto de interés clave del Camino de Santiago. Desde lo personal recomiendo visitar esta  iglesia que no defrauda».


10.Gastrobar Donde Dani.   «Es sin duda mi lugar favorito para comer. De este establecimiento quiero destacar algunas de sus especialidades como son el bacalao al ajo arriero, los callos o la oreja. Está localizado en el corazón de la capital palentina y es capaz de combinar la comida casera con el mundo moderno a través de su novedosa decoración»