scorecardresearch

El Racing, de otra categoría

David del Olmo
-

El Palencia Cristo Atlético cedió ante el conjunto cántabro de la Primera RFEF. El duelo llegaba 0-1 al descanso. Los visitantes aumentaron la renta con los cambios

El Racing, de otra categoría - Foto: Óscar Navarro

No pudo sorprender el Palencia Cristo Atlético al Racing de Santander en su primer amistoso como local del verano, en una Balastera donde se vieron muchas camisetas cántabras y donde los de Rubén Gala aguantaron hasta el descanso (0-1) antes de verse claramente superados en el marcador por un equipo que milita en la categoría inmediatamente superior, la Primera RFEF.

Gala alineaba a Guille, Erik, Sellés, Abel, Obispo, Yosua, Álvaro, Diego, Alfredo, Fran y Edu. También jugaron Javi (p), Gatuso, Silva, Yuya, Adri, Rafa, Torres, Vivito, Fabián y Manu. Por el Racing, Parera, Ceballos, Pol Moreno, Bustos, Íñigo, Castro, Juan, Torre, Soko, López y Sergio Marcos. También Medina, Julen, Cedric, Bobadilla, Jorrín y Satrústegui. Arbitraba Alberto Sánchez Ingidua.

Abría el marcador el Racing en el 26’ en un saque de esquina donde, libre de marca, Pol Moreno cabeceaba plácidamente a las redes. Fue en el balón parado donde más se notó la superioridad cántabra.Los locales, por su parte, llegaron en varias ocasiones a la línea de fondo en los primeros 45 minutos, pero sus centros no encontraron rematador ante una defensa cántabra muy sólida y expeditiva.

El Racing, de otra categoríaEl Racing, de otra categoría - Foto: Óscar NavarroEn la reanudación, casi sin tiempo para colocarse sobre el rectángulo de juego, el Palencia Cristo ya había encajado el segundo, con un bonito remate en plancha de Dani González (47’). Antes del cuarto de hora Castro le ganaba la espalda a la defensa y cruzaba ante la salida de Guille. El balón tocaba el palo y entraba. Y cerraba el triunfo del Racing el potente ariete Cedric (63’), tras recortar a su defensor. Superiores.

TORQUEMADA. Hoy el equipo morado se desplazará a Torquemada tras el entrenamiento para compartir un día de convivencia, disfrutando de las piraguas y barcas a pedales en el Pisuerga y de una posterior paella al aire libre, en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad.