scorecardresearch

El plan terrorista que rompió la tranquilidad de Portugal

Brian Bujalance (EFE)
-

La Policía Judicial detiene a un joven de 18 años que quería atentar contra la Facultad de Ciencias de la Universidad de Lisboa. El arrestado, que tenía en su posesión cuchillos, un arco, flechas y gasolina permanecerá en prisión preventiva

Despliegue policial en Lisboa. Foto de archivo - Foto: DAVID KLEIN / ZUMA PRESS / CONTA

La tranquilidad que caracteriza a Portugal desapareció en los últimos días después de que la Policía Judicial detuviera a un joven que preveía atentar hoy en la Universidad de Lisboa, un suceso que parecía sacado de "una telenovela", reconocen los propios estudiantes. 

Los alumnos de la universidad lisboeta regresaron hoy a las aulas preocupados, sorprendidos y con el susto en el cuerpo. Ninguno se lo esperaba, confiesa el estudiante de Periodismo Alexandre Morgado, a las puertas de la Facultad de Ciencias donde estaba previsto que se perpetrara hoy el atentado.

"No esperaba que esto ocurriera en Portugal, nunca en la vida. Portugal es muy tranquilo. Eso es más de Estados Unidos. No me lo esperaba. Cuando vi esto pensaba que estaba en una telenovela", agregó el estudiante, que se enteró por Instagram mientras estaba con su amigo.

Además, valora la "buena actitud" de la Policía Judicial, pues "salvaron muchas vidas con la prevención de este ataque".

Rui, estudiante de Bioquímica, estaba en una sala de estudio en el momento en el que saltó la voz de alarma.

"Obvio que no lo esperaba. Me quedé preocupado, pero sé perfectamente que puede pasar por la cabeza de una persona que está pasando por momentos difíciles o sea cual fuera la situación del chico", dijo. Lo mismo le sucedió a María, que estaba con sus amigos y se quedó atónita porque, dice, "está en un país seguro, nadie se lo esperaba"

 

Seguridad plena

A primera hora de la mañana, sobre las nueve, llegaron los primeros estudiantes a la Facultad de Ciencias para realizar los exámenes.

Decenas de alumnos criticaron en las redes sociales a la Facultad de Ciencias por su decisión de mantener abierto el centro universitario y la realización de medio centenar de exámenes, ante la situación desencadenada.

El director de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Lisboa, Luis Carriço, afirmó que no había indicios que pusieran en juego la seguridad de los alumnos y de los trabajadores, por lo que la institución continuaría con su actividad habitual.

Los estudiantes también consideran que la institución es segura, pero exponen que podría serlo más.

"La facultad es segura, pero podría tener más en determinados aspectos, contratando más profesionales de seguridad al ser una facultad con muchos alumnos", dice María.

 

Apoyo psicológico

Varios alumnos sufrieron ataques de pánico y ansiedad al enterarse de la noticia.

"Mis amigos se quedaron en silencio, asustados, porque estudian y esto no es bueno para los estudiantes", aportaba Alexandre.

Desde la Asociación de Estudiantes de la Facultad científica propusieron medidas para promover la seguridad, especialmente en ese momento.

"El lado psicológico está muy sacudido por la pandemia y por la temporada de exámenes. Intentaremos dar apoyo psicológico y estamos dispuestos a escuchar a los alumnos, sobre todo ahora con los resultados académicos de estos exámenes y forzar una solución a los alumnos que no pudieron presentarse", destacó en declaraciones a los medios su presidente, Luís Miguel Borges.

El director de la Facultad confirmó el refuerzo del equipo de apoyo psicológico para que quien lo necesite lo pueda utilizar y explicó que estarán atentos "a todos los alumnos, docentes y trabajadores, así como a la afluencia de los exámenes y las tasas de acceso".

 

Semana intensa

El joven que intentó atentar en la facultad, de 18 años, tenía en su posesión armas y un plan escrito para atentar en la Universidad de Lisboa. Según medios locales, ocultaba un arsenal con cuchillos, un arco, flechas y gasolina, entre otros materiales.

Después de tomarle declaración hoy, la autoridad judicial ha decretado prisión preventiva para él. Según el Tribunal Central de Instrucción Criminal (TCIC), permanecerá en prisión ante los "fuertes indicios" de que el detenido pudiera cometer algún acto terrorista.

Portugal no sale de su asombro esta semana. El país ha registrado varios ciberataques, el último ayer, jueves, contra uno de los más importantes grupos de laboratorios del país que sucede al sufrido por Vodafone el pasado día 8 y que afectó a más de cuatro millones de usuarios.

ARCHIVADO EN: Portugal, Estudiantes, Lisboa