scorecardresearch

«Los años de mirar a otro lado de la capital han terminado»

Carlos H. Sanz
-

Javier Gómez Caloca. Sociólogo

Javier Gómez Caloca

Para el sociólogo palentino Javier Gómez Caloca, los datos de la Estadística del Padrón Continuo apuntan a que «se ha producido cierto movimiento de población de las capitales y ciudades más habitadas hacia los núcleos rurales». «No solo en nuestra provincia, ya que de las 52 capitales, salvo Murcia, todas y cada una perdieron población», sostiene.

Sin embargo, la principal conclusión que dejan es que «los años del mirar para otro lado de la capital, de borrarse de los problemas de la provincia porque mientras los pueblos perdían población la capital la aumentaba, terminaron en la década anterior». «Desde 2010, la capital empezó a perder población llegando en 2020 a asumir la práctica totalidad de la pérdida demográfica de la provincia», recalca.

Asegura Gómez Caloca que el 2020, el primer año de la pandemia, ha supuesto en la provincia «una aceleración de la dinámica de pérdida poblacional que ya arrastraba». Aunque, continúa,  «el choque con la realidad es para la capital, muchos municipios de la provincia están en los huesos demográficos, seguirán teniendo fallecidos, pero ya no les queda jóvenes que emigren».

«El problema demográfico se está trasladando, por la vía migratoria, a la capital. Por eso, necesita de iniciativas estratégicas. Ya hemos desaprovechado la Edusi pero ahora se abre la oportunidad de los fondos europeos Next Generation y de los 9 millones del pago de la calle Jardines que la Diputación va a devolver al Ayuntamiento. Si se convierten en un simple asiento contable, nada provechoso se hará para la ciudad», considera Gómez Caloca, que teme que los fondos para la recupación siguan el camino de la Edusis de «una suma de iniciativas aisladas sin visión de un conjunto».

Por último, el sociólogo palentinos cree que se puede hablar de «un cierto retorno a los pueblos», y recuerda que hay 101.736 palentinos de nacimiento que viven en otras provincias españolas. «Merecería la pena, trabajar seriamente en intentar atraer a parte de ellos», concluye.