Dos oros... tres campeones

David del Olmo
-

Los días 2 y 3 de septiembre de 2000 los palistas palentinos se proclamaban campeones del mundo de maratón de piragüismo k-1 femenino (Mara Santos) y k-2 masculino (Santi Guerrero y Jorge Alonso) en la localidad canadiense de Dartmouth

Dos oros... tres campeones

Los sanantolines de 2000 fueron muy especiales para tres deportistas palentinos, la velillense Mara Santos y los capitalinos Santiago Guerrero y Jorge Alonso, que entre los días 2 y 3 de septiembre lograban el mayor hito de sus brillantes trayectorias en la localidad canadiense de Dartmouth.
Los tres subieron al podio, en su escalón más alto, para recoger la medalla de oro que les proclamaba campeones del mundo de maratón de piragüismo, ella en k-1 y ellos en k-2. Fue, y como tal merece ser recordado, uno de los grandes momentos de la historia del piragüismo y del deporte palentino.


MARA SANTOS. La maratoniana por excelencia del piragüismo español y reina del Sella con el paso de los años, Mara Santos (25-05-1969) lograba en 2000 la primera medalla española femenina de la historia (el único oro hasta la fecha) en una disciplina cuyo Mundial se celebra desde 1988 (anual desde el 98).
Dos oros... tres campeonesDos oros... tres campeonesSus recuerdos de la regata son nítidos dos décadas más tarde: «El primer porteo era de 500 metros, para pasar de un lago a otro en el que continuaba la regata. Ahí ya nos quedamos cuatro embarcaciones en cabeza, para luchar por las tres medallas. Estaba la australiana [Chantal Meek], la húngara Kornelia [Szonda] que iba primera y la italianaElisabetta [Introini]. Íbamos las cuatro reservando fuerzas, dando tirones a ver si alguna se descolgaba, viendo los fallos que cualquier pudiera cometer para asegurarnos la medalla», explica.
Y, relata la velillense, «fui yo la que cometió el error. Faltando unos 2.000 metros escasos, había un porteo cortito, de 200 metros, en arena. Al desembarcar, con el aire, se me volcó el k1 y se me llenó de agua. Entonces las tres rivales lo aprovecharon y se marcharon».
Recuerda perfectamente «la cara de Fernando Delgado, mi entrenador, y del seleccionador, Román Mangas. Este último con la mano en los ojos como diciendo ¿qué ha hecho?».
Sin embargo, afortunadamente no fue el final para su sueño de adjudicarse la prueba, puesto que «yo estaba asustadísima y empecé a palear todo lo que podía y, cuando las cogí, en vez de parar, ponerme a ola tras ellas y descansar para guardar fuerzas para el sprint, seguí. Seguí a tope, porque estaba acelerada por la metedura de pata. Ellas se situaron detrás a ola, y las fui dejando. La última que me aguantó fue Kornelia. Cuando quedaban 200 metros todavía subí el ritmo y crucé sola la línea».

 

ALONSO-GUERRERO. Durante una intensa década el nombre de uno estuvo ligado al del otro, formando la pareja deportiva más longeva del piragüismo.
Dos amigos que lograron su mejor resultado casi al comienzo de su trayectoria internacional, entre la plata de 1999 y el sexto puesto en el Mundial 2009 (el último juntos), con siete podios mundialistas, tres europeos y otros ocho en Copas del mundo.
De aquel oro (el primero de un k-2 español en maratón) Jorge recuerda «la recta de meta. Queríamos llegar marcando el ritmo a los últimos 1.000 m, eso nos costó. Luego no es que fuera fácil, pero sí que llegamos a hacer el sprint disfrutando». Tras 36 km de esfuerzo, disfrutando cada palada hasta la línea. Santi añade otra visión, del escenario, «uno de los sitios más bonitos donde hemos remado. Recuerdo el porteo larguísimo en el bosque, durísimo. Fue un Mundial algo distinto. Tengo muy gran recuerdo, aparte del título, en un sitio precioso, con un ambiente especialmente bueno en el equipo nacional».
Quizás otros años «estuviéramos más fuertes -reconoce Jorge-. Por ejemplo en 2007, pero en el deporte es el día D y la hora H. Y ese día se dio todo bien y logramos el mayor título que podíamos lograr». Esos primeros años paleando juntos, añade, «nos iba saliendo todo.Fuimos al primer Mundial y logramos la plata, que podía haber sido oro. Y2000 en lo personal no nos había ido nada bien, Santi tuvo una oposición muy cruzada y falleció mi padre ese verano. Pero en el agua,  salvo problemas en el Sella con la piragua, ganamos la Copa del mundo, el Campeonato de España de Azagra con una diferencia muy grande, cuatro minutos. Y quizá al Mundial no llegamos tan fuertes, pero estábamos muy adaptados, sobre todo yo que venía de la velocidad». 

 

* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino