scorecardresearch

«Transmito seguridad y paro bajo palos»

Emilio Magdaleno
-

El nuevo portero del Palencia Cristo Atlético relata su llegada al equipo, valora sus mejores características y comenta las esperanzas depositadas en esta nueva etapa

«Transmito seguridad y paro bajo palos» - Foto: Jesús Sevillano

El nuevo portero del Palencia Cristo Atlético ya suma entrenamientos con el equipo y se ha acoplado perfectamente al vestuario morado. 

Miguel García Hernando es otra de las adiciones del club, en su clara intención de crear una plantilla llena de rostros palentinos.

«Tan pronto como me dieron las vacaciones de Navidad en Aranda, el Palencia CA contactó conmigo. En cuanto me mandaron la propuesta supe que quería venir. Toda mi familia es de Becerril y para mí es un honor estar aquí», relata el meta.

PORTERO. De hecho, Miguel tiene pasado en el CIA, desde el que dio el salto al Real Valladolid en cadete. Rápidamente se ven sus aptitudes. «Transmito seguridad al equipo, soy bueno en la salida de balón y lo más fundamental: paro bajo palos», analiza.

Sobre su compañero Guiller, con el que coincidió previamente en el Centro de Tecnificación de Castilla y León, comenta que «es muy potente  físicamente. Con su fuerza de piernas llega a balones que a lo mejor a mí no me da aún. Es un buen portero y tengo mucho que aprender de él durante el tiempo que compartamos vestuario». Ambos competirán por minutos en ausencia del lesionado Dani Hernández.

El cancerbero, aunque no ha debutado, ya pudo presenciar en vivo su primer partido como morado la pasada jornada, en la derrota de los palentinos en Pontevedra.

«Hicimos 45 o 50 minutos muy buenos, en los que tuvimos contra las cuerdas a uno de los mejores equipos de esta categoría», valora García.

SEGUNDA VUELTA. Para esta recta final de la Segunda RFEF, el recién llegado espera  que «la gente se anime, ya que este equipo ha demostrado que  puede sacar buenos resultados, a pesar de ser nuevo en la categoría».

Podría ser que Miguel no sea la única cara nueva este invierno, ya que el club negocia por un buen conocido suyo, Castri, con quien ha coincidido en filas rojiamarillas y pucelanas.

«Es buen amigo mío y espero que los dos clubes lleguen a un acuerdo, y en unas semanas este compartiendo vestuario con él», comenta.