Una joven veterana que no deja de entrenar

David del Olmo
-

Laura Domínguez, jugadora del Palencia Turismo, sigue en contacto con sus compañeras de vestuario

Una joven veterana que no deja de entrenar

La jugadora del Palencia Turismo (primer equipo del Balonmano Palencia Femenino), Laura Domínguez afrontaba junto a sus compañeras la recta final de la temporada en la siempre complicada División de Honor Plata femenina, con escaso margen de error de cara a lograr la permanencia, cuando se suspendieron las competiciones y los deportistas, como el resto de españoles, quedaron confinados en sus hogares.
Ha pasado un mes desde entonces y la lateral del equipo vacceo trata de mantener su estado físico (siguiendo las indicaciones del club, donde Ramón Juan pidió a sus jugadores que se mantuvieran activas) con la dificultad que entraña hacerlo dentro de casa y desconociendo también el tiempo que queda de confinamiento: «intento hacer todos los días algo de cardio, poniéndome algún vídeo. Y también ejercicios de fuerza, flexiones, abdominales y cosas así. Todas las tardes, sobre las siete, en mi habitación, intento crear el máximo espacio posible y trabajo un poco».
Las primeras semanas teletrabajó desde casa, aunque «después ya paramos, así que intento aprovechar el tiempo mirando cosas del trabajo, leyendo, también juego con los amigos online y cocino un poco, que es algo que no solía hacer».
 Eso sí, lo que más extraña es ver a los seres queridos que no tiene en casa: «salir a la calle, ver a mis amigos, pasar un rato con ellos, ver al resto de la familia». Aunque, en el caso de las compañeras del Palencia Turismo, «hablamos de vez en cuando, hacemos videollamadas. Las que tienen patio, están mejor [risas]. Cada una apañándose como puede, haciendo ejercicio y estudiando, sobre todo las más pequeñas».
DIFÍCIL CAMPAÑA. El Palencia Turismo tenía, una temporada más con un plantel íntegramente palentino formado en sus categorías inferiores, el objetivo de la permanencia en la categoría.
Justo antes del parón su equipo ganaba al Siero, rival directo, y abandonaba la posición de colista: «estábamos jugando por evitar el descenso. Ya no éramos las últimas, pero ahora no sé cómo va a quedar la competición, si se reanudará en algún momento o qué sucederá. Tenemos esa incertidumbre. Nosotras tuvimos que aplazar un partido en Navidad y por ello tenemos un partido menos. No sabemos cómo lo van a contar o hacer», explica.
Mientras, esta veterana de apenas 24 años, que volvió hace dos temporadas tras superar una grave lesión de rodilla, continuará manteniendo la ilusión de volver a jugar pronto con sus compañeras.