Carlos Iglesias: "Me parece maravillosa la labor de AMGu"

Rubén Abad
-

Tiene a sus espaldas más de dos décadas de una trayectoria profesional plagada de éxitos. Saltó a la fama a nivel nacional con la serie 'Manos a la obra' y desde entonces no ha dejado de sorprender

Carlos Iglesias: "Me parece maravillosa la labor de AMGu"

El cine de Guardo, gestionado por la Agrupación Musical, desplegará la alfombra roja  con motivo de la presentación de la película La suite nupcial, la cuarta como director y guionista de Carlos Iglesias. Hasta la localidad minera se desplazará Iglesias junto a su mujer, la también actriz Eloísa Vargas, con la que comparte trabajo en el filme. Será mañana, a las 20,30 horas. 

¿Ha cambiado mucho la forma de hacer ficción en España desde que saltó a la fama a nivel nacional gracias a la serie Manos a la obra?
Hay más medios y las televisiones pueden hacer cosas más ambiciosas que entonces. Los proyectos que antes eran exclusivos del cine, ahora también se pueden afrontar desde la pequeña pantalla. Han cambiado las tornas, y el poder económico que tienen las series es mayor que el del cine.

Ha trabajado en televisión, en cine y en teatro.  ¿Con cuál se queda?
Cada una tiene sus pros y sus contras. En la televisión, por ejemplo, la retribución económica es infinitamente mejor que en el resto de medios y eso, parece que no, es un gran aliciente a la hora de plantearte trabajar en ella. El cine es fantástico, porque cuando funciona lo que estás haciendo recorres el mundo y te da unas alegrías distintas a las de la televisión o el teatro. Este último tiene el contacto directo con el espectador, que es algo estupendo. 

Hablando del cine, su ópera prima como director, Un franco, 14 pesetas, marcó un antes y un después en su carrera artística
Nos marcó la vida a muchos de los que participamos en aquel proyecto, porque tenía mucho que ver con la memoria de mi familia, con mi estancia en Suiza y con la inmigración. Era oportuno recordar a un país que en ese momento vivía como un nuevo rico que nosotros habíamos sido emigrantes hacía nada y que, por desgracia, lo volvimos a ser en cuanto comenzó la crisis económica.
Ese rechazo al inmigrante me sabía muy mal, porque consideraba que España, que había tenido cuatro millones de emigrantes en los años 70, tenía que tener otra conciencia y otro feeling con los recién llegados. 

¿Cómo definiría su última película, La suite nupcial, que le llevará a Guardo mañana viernes?
Es una comedia con dos niveles. Es un vodevil clásico, pero también tiene una parte más profunda en la que afrontamos los problemas de la edad y de la pareja cuando llevan muchos años juntos y no cuidan tanto el gustarse el uno al otro.  

¿Cómo ha sido la experiencia de compartir cartel nuevamente con su mujer, la actriz Eloísa Vargas?
Llevamos trabajando juntos en varias películas. En Un franco, 14 pesetas y en Dos francos, 40 pesetas hacía de mi hermana, y en Ispansi (Españoles) hacía de una profesora socialista que iba a la Unión Soviética con los niños de la guerra. 
Nos conocimos en la Escuela de Arte Dramático, por lo que los dos tenemos la misma preparación y estamos muy compenetrados. Con ella lo comparto absolutamente todo. Por ejemplo, cuando estoy escribiendo un guión, debatimos cada folio y estamos los dos encima del proyecto. Tener una compañera que entienda este oficio tan ingrato en muchos sentidos es muy positivo.

Viene a Guardo mañana en esa apuesta por la cultura en el medio rural que realiza AMGu en el norte de la provincia de Palencia
Este pueblo demuestra un gran interés por el mundo del cine y de la cultura en general gracias al extraordinario trabajo que hace la Agrupación Musical de Guardo (AMGu). Hace unas semanas, Santiago Requejo (director de Abuelos, película que protagoniza Carlos Iglesias) visitó la localidad y se fue encantado con la experiencia, tanto que es uno de los que más me ha animado a que vaya. A toda la gente que tiene pasión por el cine les entiendo y les admiro. 
Me parece maravilloso el trabajo que realiza AMGu, y más en este país en el que la relación con la cultura deja mucho que desear. Que haya ese interés en una población como Guardo gracias al trabajo que realiza esta asociación es fenomenal. 

Ya solo queda invitar a los vecinos de la comarca de Guardo a que le acompañen en el estreno de La suite nupcial
 Van a pasar una hora y media muy divertida con la película y el coloquio posterior, porque la comedia funciona extraordinariamente bien. El cine es el mejor escaparate que puede tener un país y hay que respetarlo y promocionarlo. En él contamos nuestras historias, y lo hacemos a nuestra manera y con nuestra filosofía.