scorecardresearch

Bruselas sancionará a los "actores de desinformación maligna"

EFE
-

Josep Borrell explica que los objetivos de esta propuesta serán mejorar el "conocimiento de situación" del entorno de la desinformación y apoyar a los medios independientes

Bruselas sancionará a los "actores de desinformación maligna" - Foto: JULIEN WARNAND

El alto representante de la Unión Europea (UE) para los Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró este martes que la Comisión Europea está trabajando en nuevas propuestas para sancionar a "actores de desinformación maligna" y advirtió de que la maquinaria de propaganda del Kremlin es "parte integral" de su agresión contra Ucrania.

Borrell adelantó esta propuesta legislativa en un debate en el Parlamento Europeo sobre la desinformación y las interferencias extranjeras en los procesos legislativos en Europa, previo a que la Eurocámara cierre su primer informe sobre este fenómeno y las medidas que la UE, a su juicio, debe implantar para frenar sus efectos.

El alto representante de la UE avanzó que el nuevo mecanismo que propondrá Bruselas, aun sin fecha, "permitirá sancionar a actores de desinformación maligna" y formará parte de una "caja de herramientas más amplia" en la que se está trabajando para "reforzar la capacidad europea para actuar" ante este fenómeno.

Los objetivos de la futura propuesta, dijo Borrell, serán mejorar el "conocimiento de situación" del entorno de la desinformación, apoyar a los medios independientes, asegurar "la disrupción de las actividades malignas" y tener una "respuesta en regulación" a ellas y continuar incluyendo la "batalla de la información" en los instrumentos de política exterior europeos.

"La manipulación de la información y las interferencias son algo que la máquina de propaganda rusa usa activamente, acompañando su campaña militar en Ucrania, extendiendo información falsa entre su población sobre por qué ha tenido lugar esta invasión y cuál es la situación en Ucrania", dijo Borrell.

El jefe de la diplomacia europea justificó también la suspensión de las emisiones de RT y Sputnik en la Unión Europea y recordó que ambas plataformas son "actores extranjeros que intencionadamente y de manera coordinada manipulan el entorno informativo europeo".

"Tenemos que defender que la información sea un bien protegido. Cuando vas a comprar carne al supermercado, tienes garantías sobre la calidad del producto para evitar que consumirlo produzca una enfermedad. Tiene que haber también garantías para que la información no sea un elemento que contamine la mente".

Los medios de la esfera del Kremlin, subrayó Borrell, llevan mucho tiempo "preparando el terreno" y pintando a Rusia y a sus ciudadanos como víctimas o al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, como un nazi, una marioneta de Occidente o un genocida.

También la eurodiputada que ha elaborado el informe, la popular letona Sandra Kalniete, coincidió en apuntar que "la maquinaria de propaganda de Putin no se encendió el 24 de febrero", el día de la invasión de Ucrania, e instó a que las sociedades democráticas se pregunten "cómo se ha llegado a este punto".

Además, instó a las plataformas en líneas y a las tecnológicas a "asumir un papel activo" en "suspender a todas las cuentas que nieguen, glorifiquen y justifiquen la agresión de Putin": "cualquier plataforma que dé espacio a la propaganda de Putin o cumpla con sus peticiones de censura es cómplice de la agresión" a Ucrania, advirtió.

También la vicepresidenta comunitaria para Valores y Transparencia, Vera Jourová, señaló que Rusia "estaba sistemáticamente preparándose" para esta invasión con un "manual ya conocido" y recordó que la Comisión Europea lleva tiempo trabajando en medidas como el código contra la desinformación, en este momento bajo reforma, o la futura directiva sobre libertad de prensa.

La eurodiputada de la Izquierda Clare Daly propuso una resolución alternativa que critica el texto original por su "falta de equilibrio y objetividad" y acusa a sus autores de seguir "una narrativa engañosa de victimismo europeo a manos de adversarios geopolíticos malignos" para "inflar las amenazas de injerencia rusa y china".

La misma diputada presentó una enmienda para eliminar del texto una mención a la necesidad de investigar los contactos entre el Kremlin y el entorno de Carles Puigdemont desvelados por el New York Times.

Los diputados españoles de este grupo (Unidas Podemos y Bildu) confirmaron que ellos no han promovido la enmienda, mientras que fuentes de otras nacionalidades dentro de la familia política coincidieron en que cada diputado tiene capacidad individual para presentar enmiendas sin que esto signifique que todo el grupo está de acuerdo.

Daly ha simpatizado en años recientes con los eurodiputados independentistas catalanes en el Parlamento Europeo y ha participado en eventos organizados por ellos.

Por su parte, la eurodiputada española Maite Pagazaurtundúa (Ciudadanos) incidió en que la invasión de Ucrania por parte de Rusia "viene precedida de años de guerra de desinformación con el claro objetivo de desestabilizar las democracias occidentales" y advirtió de que este fenómeno "prospera en los entornos débiles o fragmentados a nivel nacional o de la UE, donde nuestros sistemas democráticos son cuestionados y torpedeados".

"Pasa cuando movimientos secesionistas, como en Cataluña, y populistas, de izquierda y derecha, se alían con los que quieren desinformar y engañar, para avanzar en su agenda, caiga quien caiga", recalcó la eurodiputada.