scorecardresearch

La OCDE avisa de la ralentización de la zona euro por la guerra

Agencias
-

La organización empieza a apreciar los primeros efectos de la invasión rusa de Ucrania mientras Moody's señala que la banca española se mantendrá estable

La industria de la porcelana está siendo una de las más afectadas por la contienda. - Foto: Reuters

Las consecuencias de la guerra ya se pueden apreciar en la macroeconomía. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señaló ayer que ya ve signos de ralentización de la economía en Europa en sus indicadores compuestos avanzados, los primeros que tienen en cuenta los efectos de la invasión de Ucrania.

Esa inflexión en el ritmo de crecimiento es visible en las grandes economías europeas, como Alemania, Francia, Italia, España o el Reino Unido, mientras que en Estados Unidos, Japón o Canadá la tendencia sigue siendo estable.

Los indicadores compuestos avanzados de marzo -unas estadísticas que señalan con entre seis y nueve meses de anticipación fluctuaciones en el ciclo económico- bajan para la mayoría de los países del Viejo Continente, aunque por lo general se mantienen por encima del nivel 100, que marca la media de largo plazo.

El retroceso en ese mes es importante en el Reino Unido (28 centésimas a 100,58 puntos), Francia (25 centésimas a 99,45) o Italia (23 centésimas a 100,80) y algo menos pronunciado en España (16 centésimas a 101,11) o en Alemania (13 centésimas a 100,63). En la zona euro en su conjunto, el descenso llega a las 17 centésimas a 100,43.

Fuera de Europa, el indicador sube cuatro centésimas para EEUU a 100,09 puntos, se mantiene sin cambios para Japón a 100,55 y disminuye en cinco centésimas para Canadá a 100,09.

Entre los Estados latinoamericanos miembros de la OCDE, lo más sobresaliente es la violenta caída de Chile, con un bajón de 48 centésimas en marzo. Fuera de esta organización, entre las grandes economías emergentes, Brasil destaca por su desplome (51 centésimas a solo 97,82 puntos).

Asimismo, conviene recordar que en un primer informe de evaluación del impacto económico de la invasión rusa de Ucrania presentado el pasado 17 de marzo, la organización estimó que el producto interior bruto (PIB) global podría reducirse en cerca de dos puntos por la contienda.

Sus autores precisaron entonces que a la zona euro, a causa de su dependencia de los combustibles fósiles que importa de Rusia, le podría costar 1,4 puntos, mientras que en EEUU el impacto sería mucho menor (0,9). 

Sector financiero

Los bancos tampoco son, lógicamente, una excepción. Así lo prevé Moody's, que augura un deterioro del entorno operativo en Europa, aunque, en el caso de España, hace una excepción, ya que, a su juicio, sus financieras se beneficiarán de un mayor crecimiento en 2022.

En concreto, sostiene que, a pesar de que el sector enfrenta condiciones operativas más débiles como resultado de la guerra, los bancos del país se beneficiarán este año de un crecimiento más fuerte que en la mayoría de grandes naciones del Viejo Continente, lo que respaldará las finanzas de los prestatarios privados, que se encuentran bajo la presión de la alta inflación y el retiro de los estímulos relacionados con la pandemia.

La calificadora prevé que el PIB real de España crezca un 4% en 2022, tras la fuerte contracción del 10,8% en 2020 y una recuperación del 5,1%, más débil de lo esperado, en 2021, lo que, unido a la mejora en el mercado laboral, apoyará las finanzas de los prestatarios privados, pese a que la recuperación sea una de las más lentas de Europa, ya que el PIB «no volverá a los niveles previos a la pandemia hasta 2023».