Arte en torno a los insectos

DP
-

Becado por la Fundación de Castilla y León, José Luis Viñas desarrollará un proyecto la extinción de lepidópteros

Arte en torno a los insectos

El jurado de la cuarta edición de las becas de creación artística contemporánea de la Fundación de Castilla y León, tras un largo proceso de estudio y análisis, en su última deliberación decidió los ganadores de las nueve becas, una en cada provincia de la comunidad. Potenciar e incrementar el patrimonio artístico de Castilla y León es el objetivo de estas becas -a las que desde Palencia se presentaron once solicitudes-, dotadas con 12.000 euros. Los becados desarrollarán, a lo largo de un año, un proyecto de creación artística contemporánea en cualquiera de sus manifestaciones o modalidades: artes escénicas, música, artes plásticas, literatura o creación audiovisual. 

En Palencia se ha escogido el proyecto Extinción/Ideal de José Luis Viñas Apaolaza. A través de este, el artista intervendrá de forma efímera el abandonado cine Ideal  en Vallejo de Orbó, para transformarlo en un fugaz contenedor museístico de Arte/Historia Natural que albergará una colección de reproducciones de todas las mariposas y polillas extinguidas globalmente en los últimos siglos. 

Con ello, el artista nacido en Madrid y afincado en Palencia, buscará concienciar mediante el arte contemporáneo sobre la pérdida global de  biodiversidad en general y de la delicada situación de los insectos en particular, en una zona con un alto valor natural, que alberga las más nutridas colonias peninsulares de la emblemática mariposa hormiguera oscura (Phengaris nausithous). 

Arte en torno a los insectos Arte en torno a los insectos José Luis Viñas explica que la idea de hacer atlas sobre la pérdida global de biodiversidad surge de una intersección entre dos mundos: un interés que cultiva desde la infancia por la historia natural y su     trayectoria de artista contemporáneo centrado en fenómenos de declive y extinción. 

En 2012, Viñas Apaolaza se encontró el monumento a un animal extinguido en el río de la Somone ,en Senegal, y señala que desde entonces se pregunta qué huella dejan las criaturas extinguidas en las culturas humanas, si es que dejan alguna. «A partir de tal posición he ido confeccionando una especie de arca de Noé fallida en la que se exploran grupos biológicos concretos en busca de las especies recientemente desaparecidas, que reconstruyo con técnicas no del todo naturalistas. El trabajo sobre los lepidópteros (mariposas y polillas) extintos es el becado por la Fundación y uno más de una larga exploración», añade el artista.

museo efímero. José Luis Viñas considera que esta beca supone una «fantástica» oportunidad para ampliar el proyecto «construyendo un museo efímero de animales extinguidos (lepidópteros) en un entorno dañado u olvidado». Como explica a Diario Palentino, ha escogido el cine Ideal en Vallejo de Orbó por varios motivos, entre ellos «dar una nueva vida» a un edificio que es patrimonial en la provincia y no se encuentra adecuadamente arreglado, así como «incidir en la relación entre prácticas extractivas (la minería de carbón), sociedad del espectáculo (implantación de cines mineros) y deterioro de los entornos naturales (extinción de especies)» y también porque «las imágenes en movimiento más primitivas se asociaron enseguida al aleteo de las mariposas. Los resplandores sincopados se confundieron con las irisaciones que poseían estos bellos insectos».

Arte en torno a los insectos Arte en torno a los insectos Para el artista, estas becas que concede la Fundación Castilla y León  son del todo «necesarias» para «conectar la creación contemporánea con nuestra herencia cultural, también para, desde las artes, comprender no sólo los fenómenos particulares de nuestra comunidad sino sus conexiones con el resto del planeta».

Viñas Apaolaza comenta que existen al menos 78 especies de lepidópteros que han desaparecido mundialmente en los últimos tres siglos. «Lo primero que voy a hacer es revisar y actualizar mi documentación al respecto», señala, y después continuará reconstruyéndolas con papel pintado a la acuarela, pasta cerámica y resina, para encerrarlas revoloteando en actitud congelada dentro de cúpulas de vidrio. «Ya tengo unas cuantas realizadas y todavía me quedan más reconstrucciones», explica.

En la siguiente fase del proyecto becado le toca plantear los expositores del museo, su colocación cuidadosa para no dañar el edificio lo más mínimo y respetar su apariencia. «Tendré diversas asesorías de un arquitecto y de especialistas en proyecciones videográficas sobre edificios patrimoniales». Finalmente, cuando esté todo listo, que «como mínimo será en seis meses, montaremos el museo en Vallejo de Orbó. Será algo rápido, fugaz, no más de un fin de semana, pero exhaustivamente documentado mediante el vídeo y la fotografía».

En el periodo final de la beca, José Luis Viñas se está planteando con un profesor de Estética -cuyas preocupaciones se entroncan bastante con el proyecto-, «sacar un conjunto de textos sobre esta aventura», concluye.