Los alumnos de la ESO, atados al pupitre

EFE
-

Los estudiantes de secundaria en España tienen 130 horas más de clase que en la media del resto de países de la OCDE lo que repercute en el rendimiento ya que puede suponer una carga para el alumnado

Los alumnos de la ESO, atados al pupitre

Los alumnos que estudian Educación Secundaria (ESO) en España tienen hasta 130 horas más de clase de media al año que en los países de la OCDE, lo que supone "una carga" sobre nuestros adolescentes" respecto al del resto y es un asunto para "reflexionar".
Lo ha dicho el secretario de Estado de Educación y Formación Profesional (FP), Alejandro Tiana, durante la presentación del informe anual de la OCDE Panorama de la Educación 2019 ("Education at Glance").


En la OCDE, la media de horas de clase es de 919 al año en la segunda etapa de Secundaria y de 892 en la UE frente a las 1.054 en España.
En Primaria también los alumnos españoles tienen más horas de clase que en la OCDE, pero en menor proporción: 4.750 en España, 4.568 en la OCDE y 4.258 en la UE (datos de 2019).


"Hay que hacer una reflexión sobre el tiempo escolar, si sacamos lo mejor para el rendimiento o no", ha argumentado Tiana, que ha recordado que en otros países hay más horas en los centros pero no dedicadas a clase sino a "otras cosas" relacionadas con el aprendizaje.
El informe ha sido presentado también por la consejera especial del secretario general de la OCDE y directora de Gabinete, Gabriela Ramos, quien ha asegurado que los datos sobre España son "positivos" y dan "confianza" en que se están tomando las medidas "adecuadas" para prepararse hacia el mundo tecnológico y global, ha aseverado.
No obstante, ha opinado que debe haber una "redefinición" de lo que los chicos tienen que saber para el mundo digital" y quizá enseñarles menos cantidad de información que pueden encontrar en internet para, en cambio, tener "capacidad crítica y analítica, de solución de preguntas".
Según este informe internacional, el 53 por ciento de los estudiantes que en España optaron en 2017 por realizar estudios superiores lo hicieron de un grado o similar, un porcentaje bastante inferior al del resto de países de la OCDE y la UE, y que se explicaría por la "popularidad" en nuestro país de seguir en cambio estudios más cortos o técnicos.
Existe un porcentaje "relativamente bajo" de ingresados en grados o estudios superiores en España frente al 76 y al 80 por ciento de media de la OCDE y UE, respectivamente.

Formación profesional

Sin embargo, los estudios de duración más corta o técnicos como la Formación Profesional (FP) de grado superior fueron seguidos por el 36 por ciento de ingresados por primera vez en educación superior en nuestro país, "muy por encima" de la media OCDE (17%) y de los países UE (12%).
Asimismo, se recalca que de media, en España se accede a los estudios superiores (Universidad y FP) a la edad de 20 años, por debajo de la OCDE y UE (22 años en ambas).

Brecha salarial

Por otro lado, las mujeres graduadas universitarias ganan menos que los hombres en todos los países de la OCDE pero en España ganan un 82 por ciento de los ingresos de los hombres con el mismo nivel educativo, frente a la media de la OCDE, 75 por ciento y a la media de la UE, 76 por ciento.


"Este dato confirma una brecha de género menor en España", asevera este informe internacional.
Tiana ha criticado esa brecha salarial, a pesar de que no sea "tan aguda" frente a otros países.
Por otro lado, en España, "mientras el gasto por estudiante permanece bajo, los costes salariales del profesorado por estudiante son relativamente altos".
Así, la diferencia de gasto por alumno son de alrededor de 1.000 dólares respecto a la media de la OCDE a la vez que los salarios iniciales del profesorado de Secundaria en España fueron de 9.700 dólares más que la media de la OCDE.
Otros datos son que desde 2005 a 2017 la tasa de graduación por primera vez en Secundaria (ESO o FP grado medio) ha "aumentado considerablemente", pasando del 56 por ciento al 81, aunque le falta por llegar a las medias de las OCDE y UE (ambas del 86%).
Ramos ha destacado que la educación es "una buena inversión" y en especial los estudios superiores, como confirman los datos sobre empleo y salario.
En España las tasas de desempleo "son altas sin tener en cuenta el nivel educativo", pero que el riesgo de desempleo entre adultos sin haber superado Secundaria es del 21 por ciento frente al 14 que sí la ha terminado y el 8 para las personas con estudios superiores.
Ha valorado en cambio que España cuente con mejores resultados que la mayoría de los países de la OCDE en la escolarización de 3 a 5 años, con cerca del 97 por hecho frente al 87.
Pero ha lamentado que el gasto educativo por estudiante sea más "bajo" en España que en la mayoría de la OCDE, algo que se detecta en especial en la educación superior.
Tiana ha subrayado también que la población española con estudios superiores a los obligatorios ha aumentado un 18 por ciento en una década (desde 2008 a 2018), pasando del 51,1 por ciento al 60,2, lo que supone una mejora de nueve puntos.