scorecardresearch
Juanma Terceño

El hecho gastronómico

Juanma Terceño


Fogones solidarios

09/03/2022

La solidaridad de los cocineros está siendo un gran ejemplo colectivo, y más en los últimos años. Son muy conscientes de su gancho mediático en la sociedad actual y están aportando su tiempo, imagen y esfuerzo a multitud de causas nobles, ligadas a visibilizar problemas o enfermedades, a apoyar a colectivos desfavorecidos, o a ayudar en momentos de auténticos dramas humanos como huracanes, volcanes o conflictos bélicos.
Sin duda el grandísimo ejemplo de solidaridad, compromiso y liderazgo y auténtico estandarte es José Andrés, con su World Central Kitchen, fenómeno mundial y persona muy cercana a recibir el Premio Nobel de la Paz, para el que ya ha sido nominado en un par de ocasiones. Rápidamente se movilizó a Polonia para ayudar a los refugiados que están saliendo de la invadida Ucrania, se puede colaborar donando por bizum a la campaña Peace and Food. Le hemos visto en los últimos años sobre el terreno ayudando a personas afectadas por desastres naturales, como el terremoto de Haití en 2010 y desde ahí en Nicaragua, Cuba, República Dominicana, Camboya, Uganda, recientemente en La Palma… se está ganando toda la admiración y simpatía de nuestra sociedad, sin ninguna duda.
Son muchas las ONG e iniciativas que muestran el compromiso de este colectivo tan unido, como la iniciativa española Chefs for Children, en la que cocineros con estrella Michelín enseñan a comer saludable y de manera divertida a niños con síndrome de Down; otras como Chefs for Change, concienciando sobre la cocina basada en plantas y la importancia del fácil acceso a estos alimentos; Cocineros sin Fronteras; Gastronomía Solidaria y la escuela de hostelería de la ONG Fundación Cesal, con Chema de Isidro al frente, son claros ejemplos de ello.
Durante los meses más duros por la pandemia hemos visto en muchas de nuestras ciudades como cocineros anónimos y reconocidos han colaborado sumándose a comedores sociales, creándolos o cocinando para los colectivos más necesitados, mostrando la mejor versión del ser humano en los momentos más duros.
Así que desde estas líneas quiero mostrar mi reconocimiento, destacar mi máximo respeto y dar la enhorabuena a cocineras y cocineros, tan implicados con nuestra sociedad. ¡Bravo por todos vosotros!