Entrena tu cara

María Albilla (SPC)
-

La fisiterapeuta Daniela Toro Mattozzi propone trabajar la salud y la belleza de la región facial y cervical con 10 minutos al día de sencillos ejercicios manuales del método Face Fit

Entrena tu cara - Foto: Foto de Engin Akyurt en Pexels

Seguro que en algún momento de su vida ha entrenado. Fortalecer la espalda, ganar un poco de músculo en los brazos, trabajar para tornear las piernas y los glúteos, ciclo indoor para sudar toxinas y quemar calorías a tope... Pero ¿ha entrenado alguna vez su cara? Esta parte del cuerpo tiene unos 40 músculos que se pueden ejercitar para evitar la flacidez y la distensión que causa el inexorable paso del tiempo.

Por supuesto, huelga decir lo importante que es un estilo de vida saludable basado en la buena alimentación, la adecuada hidratación, así como suficientes horas de descanso y la cosmética apropiada, pero la fisioterapeuta Daniela Toro Mattozzi se guarda un as en la manga para ganarle tiempo al tiempo con El método Face Fit, una rutina para «aliviar la tensión, eliminar el dolor y conseguir un rostro más bello en solo 10 minutos».

El Face Fit es un sistema diseñado para mejorar la salud y la belleza facial mediante el entrenamiento y la terapia manual. «Salud  y belleza van de la mano, ya que los ejercicios están pensados para mejorar la postura y dar movilidad a la zona dorsal y cervical», explica la autora del manual.

Para Toro Mattozzi, lo ideal es mantener la rutina de gimnasia facial cinco días a la semana, a ser posible alternos, y realizar los ejercicios durante 10-15 minutos. «Si solo tienes cinco minutos es mejor que dediques solo ese tiempo a que dejes de hacerlo y, de vez en cuando, ya harás la rutina completa», explica y apunta que ella le gusta más hacerlos por la mañana porque  «es  una manera muy buena de movilizar y despertar la musculatura cervical y facial».

Así que manos limpias, cara recién lavada y una crema hidratante que ayude a resbalar bien los dedos cuando sea necesario sería suficiente para empezar, de pie o sentada, y a ser posible delante de un espejo si se es principiante hasta tener el control de la musculatura.

Daniela Toro subraya que, ante todo, hay que respetar la regla del no dolor. «Si durante el ejercicio percibes una sensación desagradable, baja la intensidad del ejercicio o el rango del movimiento. También puedes hacer menos repeticiones», aclara.

Entre los ejercicios que propone la fisioterapeuta hay rutinas de tonificación  y estiramiento, automasaje, y otras pautas exprés de salud y belleza que empiezan, por ejemplo, por la movilización de los hombros o de los labios y los ojos. Anímese con esta última y para ello:

Primer paso:

- Ponga los labios como si quisiera dar un beso.

- Lleve la boca hacia los lados y acompañe la mirada al lado que va la boca, pero sin mover el cuello.

- Cierre los ojos y descanse cinco segundos.

Segundo paso:

- Haga círculos en ambos sentidos y acompáñelos también con círculos en los ojos. En el mismo sentido que va la boca sin mover el cuello.

- Cierre los ojos y descanse un momento.

¿Para qué es útil?

- Activación muscular.

- Ayuda a drenar la zona de los ojos y la mandíbula.

- Al aumentar el riego, mejoran las ojeras.

Otro de los muchos ejercicios que propone el manual de Face Fit  es el que sirve para esculpir los pómulos. Para ello deberá:

-Colocar los nudillos de los índices junto a las fosas nasales y que los dedos parezca que sujetan los pómulos.

- Realice unos cinco pequeños círculos en sentido de las agujas del reloj.

- Desde ahí deslice los dedos por debajo del pómulo marcando estos hasta las ojeras mientras abre la boca.

- Repita la maniobra de presión y al finalizar la serie deslice las manos sin presión por el lateral desde donde ha terminado hacia la base del cuello.

¿Para qué es útil?

-Define y esculpe los pómulos.

- Relaja la musculatura implicada en la masticación.

 - Descansa el músculo dilatador de la nariz, el elevador del labio y los cigomáticos.

La fisioterapeuta asevera que al mes o al mes y medio de empezar a entrenar ya se pueden apreciar los efectos, aunque también depende de varios factores: la edad, la genética y si ya se ha realizado antes algún tipo de entrenamiento facial.  En cualquier caso, destaca que cuidarse por dentro es la base para una buena salud y un buen envejecimiento.