Solo un tercio hace el test de sangre oculta en heces

DP
-

El cáncer colorrectal es de los pocos que se puede diagnosticar de manera precoz, antes de que la persona note algún síntoma

Solo un tercio hace el test de sangre oculta en heces - Foto: Eva Garrido

El programa de prevención y detección precoz de cáncer colorrectal tiene como objetivo reducir su incidencia y  mortalidad, y es que  es una enfermedad que se puede diagnosticar anticipadamente, antes de que la persona note algún síntoma. La población diana a la que va dirigido son hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 50 y los 69 años, a los que se envía una carta de invitación con las indicaciones necesarias para acudir al centro de salud a  realizar el test de sangre oculta en heces (TSOH) -los pólipos y cánceres suelen producir sangrado-. 
El pasado año en la provincia se realizaron 27.755 invitaciones válidas, y de ellas acudieron al programa 9.933 personas cuyo test de sangre oculta en heces fue válido, según recoge el informe Programas de prevención de salud pública publicado por la Consejería de Sanidad. El porcentaje provisional de participación en el programa ha sido de un 35,8% (número de test realizados en relación con las personas invitadas), similar al registrado en los últimos años (34,13 en 2018; 36,1 en 2017; 35,6 en 2016 y 37,6 en 2015). La participación se considerada provisional ya que desde que la persona es invitada a participar en el programa dispone de dos años para acudir al centro de salud a realizarse la prueba. Por provincias, el porcentaje de participación más alto se logra en Soria (43,4%); en cambio, el más bajo es en la provincia de Zamora (22,1%).
Si el resultado de la prueba es negativo, es decir, no se encuentran indicios de sangre en las heces, se repetirá la prueba a los dos años. Si, por el contrario, es positivo, como prueba de confirmación diagnóstica se utiliza la colonoscopia. Así, el pasado año se precisó ratificación diagnóstica en 475 casos (test positivos) mediante la realización de una colonoscopia, lo que supone un porcentaje del 4,8%. Por provincias, el porcentaje de positividad oscila entre el 4,6% de Valladolid y el 9,5% de Zamora. Palencia, en la comparativa con ejercicios pasados, ha vivido un descenso de positivos  (5% en 2018, 5,4% en 2017, 6,2% en 2016 y 7,3% en 2015).
El colorrectal es uno de los cánceres más frecuentes, tanto en hombres como mujeres, a partir de los 50 años. La mayor parte de ellos  se originan a partir de pólipos existentes en la mucosa del colon. No existe una única causa, sino que intervienen diferentes factores de riesgo para su desarrollo: edad, presencia de diversas enfermedades intestinales, dieta pobre en fibra y rica en grasas saturadas, consumo de alcohol y tabaco.
El consumo de alimentos ricos en fibras, frutas y verduras, la ingesta abundante de leche y derivados, evitar la obesidad, realizar ejercicio de manera regular y evitar el consumo de alcohol y tabaco son condiciones que se asocian a una disminución en el riesgo de cáncer colorrectal. Este, como ya se ha señalado,  es uno de los pocos cánceres que se pueden diagnosticar precozmente, antes de que la persona note algún síntoma. La medida más eficaz es participar en pruebas como la de  analizar la presencia de mínimas cantidades de sangre oculta en las heces, basándose en que los pólipos y cánceres suelen producir sangrado.

consejo genético. El informe Programas de prevención de salud pública hace referencia también al de consejo genético en cáncer, que nació con el objetivo de proporcionar información a pacientes y familiares sobre la naturaleza, herencia e implicaciones de los desórdenes genéticos, así como de las medidas de seguimiento y profilaxis disponibles, en función del posible riesgo a padecer el cáncer en estudio. 
El programa se inició en 2003 con el consejo genético en cáncer de mama y ovario hereditario y en 2005 se amplió al cáncer colorrectal hereditario. 
En la Castilla y León se dispone de tres Unidades de Consejo Genético en Cáncer (UCGC), ubicadas en las Áreas de Salud de Burgos, Salamanca y Valladolid. Cada una recibe casos y familiares de las Áreas que tiene asignadas (Palencia a Burgos).  Señalar que en 2019 se  contabilizaron dentro del Programa de consejo genético en cáncer de mama y ovario 781 primeras consultas a pacientes y familiares (8.000 desde que se inició. En el caso del  colorrectal el pasado año fueron 365 (3.800).

Para la prevención y detección precoz del cáncer de cuello de útero en las mujeres de 35 a 64 años se realiza como prueba de cribado, además de la citología convencional, la determinación del virus del papiloma humano (VPH) mediante técnicas analíticas de biología molecular.
Según recoge el informe Programas de prevención de salud pública, respecto a la determinación de VPH, a lo largo del pasado año se realizaron en Palencia un total de 4.676 determinaciones, de las que en 318 fue detectada la presencia del virus VPH de alto riesgo oncogénico (en el 6,8%). De las muestras positivas para el VPH, el 21,1% lo fueron para los genotipos 16-18 -porcentaje más elevado de la Comunidad-.
El Programa de prevención y detección precoz de cáncer de cuello de útero es una actuación de cribado organizado cuya finalidad es la detección precoz de lesiones precancerosas y cánceres invasivos mediante la realización de las determinaciones de citología cervical y del virus del papiloma humano (VPH), este mediante técnicas analíticas de biología molecular. Desde  2018 se ha tenido en consideración en vez de las citologías realizadas y su resultado positivo, el número de cribados realizados por el programa y el resultado final de la primera fase de cribado. Se ha de tener en consideración que en la actualidad la prueba citológica se ofrece a todas las mujeres participantes y, por lo tanto, en cuanto a la comparación en relación con los años posteriores, los datos son coincidentes. 
A lo largo del año 2019, como recoge el informe citado, se  realizaron en Palencia un total de 6.278 pruebas de cribado, de las que 167 tuvieron un resultado de cribado positivo en la primera fase, lo que supone un porcentaje del 2,7% de las pruebas realizadas. Estos casos fueron derivados a Atención Especializada para la confirmación diagnóstica. Por provincia, Zamora y Valladolid son las que tienen un mayor porcentaje de resultados sospechosos positivos (con un 3,5% y 3,3% respectivamente). Soria y Burgos son la que tienen menor porcentaje (2,2% y 2,5% respectivamente).