scorecardresearch

Bourama Sidibe, séptimo jugador de la plantilla

David del Olmo
-

Interior puro para el nuevo Zunder Palencia, de nacionalidad maliense. 2,08 metros de altura y 24 años, procede de la Universidad de Syracuse (NCAA)

Bourama Sidibe, séptimo jugador de la plantilla - Foto: Syracuse University Athletic Communications

La séptima ficha del Zunder Palencia 2022-23 ya tiene nombre, el pívot maliense Bourama Sidibe, jugador de 2,08 metros de altura y 24 años (Bamako, 01-11-1997) que acaba de completar su periplo universitario en la Universidad de Syracuse, a cuyo equipo representaba en la máxima división de la NCAA.

Un joven pívot que cuenta con pasado como jugador de formación en el baloncesto español, pues formó parte de la CanterburySchool Basketball de Las Palmas de Gran Canaria durante cuatro cursos, hasta que al final del verano de 2014 emprendió el viaje a Estados Unidos. En ese tiempo ya sonó su nombre como jugador de gran futuro en el deporte de la canasta gracias a sus espectaculares actuaciones en los Campeonatos de España infantil y cadete. En el cadete de 2013 fue elegido MVP, dos años después de haberlo sido, con 14 de edad, el más destacado tanto del infantil como del cadete.

Siguió su trayectoria en Estados Unidos en la St. Benedict's Preparatory School, continuando con su preparación académica y deportiva. Destacado en esa etapa, fue invitado al Jordan Brand Classic, junto a algunos de los jugadores más prometedores de último año de instituto. Un duelo en el que brilló junto a jugadores que hoy militan en la NBA como Chris Duarte (Indiana) o José Alvarado (New Orleans).

Bourama Sidibe, séptimo jugador de la plantillaBourama Sidibe, séptimo jugador de la plantilla - Foto: Syracuse University Athletic CommunicationsSu siguiente paso fue la NCAA, donde permaneció cinco cursos.En los tres primeros su progresión fue ascendente, con 6 puntos, 7,6 rebotes y 1,4 tapones en 24 minutos de juego en 32 partidos en la 2019-20. Un lesión de rodilla (menisco) le hizo perderse casi toda la campaña siguiente (jugó dos partidos). Y en la pasada,  con alguna molestia en la otra rodilla, solo jugó 13. A su regreso, en los ocho últimos duelos del curso, ya con ritmo y asentado en la rotación de Jim Boeheim, promedió 4,5 puntos, 4 rebotes y 1,2 rebotes en 18 minutos.

«Es un jugador      físico,  muy  físico.  Lo  que  más  nos  ha  gustado  es  su capacidad de trabajo, de ayudar a los demás, de intimidar... Creemos que es un jugador que tiene mucho potencial    , mucha capacidad de mejora», en palabras del técnico morado, Pedro Rivero.

Un gran activo en defensa y el rebote, finalizador en posiciones cercanas al aro, que sumará intensidad y físico en la rotación interior.

DESPEDIDA DE DANI. El excapitán morado tendrá al mediodía de este miércoles en el pabellón su despedida oficial del club tras seis cursos de morado, con casi 200 partidos entres sus dos etapas.