scorecardresearch

Jóvenes promesas del toreo

Rubén Abad
-

La clase práctica promovida por la Escuela Taurina en Campos Góticos con novillos de Simón Caminero y Concepción Quijano se salda con siete orejas · El mejor del festejo fue Ángel Santamaría, que desorejó a su animal y le cortó el rabo

Jóvenes promesas del toreo

Siete orejas y un rabo fue el saldo que dejó ayer la clase práctica que organizó la Escuela Taurina de Palencia en la plaza de toros de Campos Góticos enmarcada en la Feria Chica, con seis novillos de las ganaderías de Simón Caminero y Concepción Quijano.

Allí demostraron cinco de sus alumnos (el sexto era el triunfador de Rasines, de la Escuela de Salamanca) lo mucho y bien que han evolucionado durante el pasado invierno. Un trabajo certero que les ha valido para cerrar su participación en varios cosos en la recién estrenada temporada.

El primero en ponerse frente al novillo fue Juan Alonso, que se llevó una oreja, la primera de la tarde, ante el numeroso público (unas 2.000 personas, entre ellas varios peñistas) que ocupaba los tendidos, donde se respiró un muy buen ambiente gracias también a la aportación de la Banda de Música, que interpretó La entrada, Roberto Domínguez, Ragon Falez, Marcos de Celis, Ópera flamenca, Grada de sol y Maestro... ¡¡música!!.

Jóvenes promesas del toreoJóvenes promesas del toreo - Foto: Óscar Navarro

Tras él entró en escena su compañero Juan Pérez, que accedió al bolsín por méritos propios al haberse proclamado triunfador en el IIEncuentro Villa de Ampudia. Tiró de raza el joven, que comienza a pisar fuerte en el albero, como así demostró en sus acertados pases, así como al entrar a matar, lo que le hicieron merecedor de dos trofeos.

Un apéndice le cortó Alejandro González al tercer novillo de la tarde, pitado por resultar algo flojo. Siguió Guillermo Alonso, que cortó una oreja a un animal con mucho motor y complicado.

El quinto fue para Salvador Herrero, de la Escuela de Salamanca y vencedor del Certamen de Rasines (Cantabria), organizado por los palentinos. Aunque era una de las grandes apuestas del festejo, fue el único en irse de vacío. Y es que el joven estuvo muy bien, pero el novillo no le acompañó. 

Jóvenes promesas del toreoJóvenes promesas del toreo - Foto: Óscar Navarro

Lo mejor quedó para el final de la clase práctica de la Escuela Taurina ya que cerró el festejo Ángel Santamaría, quien se convirtió en el triunfador de la tarde de su debut tras desorejar a su enemigo -que dio la vuelta al ruedo- y cortarle el rabo. 

Una faena a la altura de Campos Góticos que finalizó con una sonora ovación y en la que el joven palentino estuvo muy bien con la derecha pero, sobre todo, con la mano izquierda en dos tandas extraordinarias.