scorecardresearch

Piden 3,5 años al pionero del cultivo indoor de marihuana

ALBERTO ABASCAL
-

Está acusado de un delito contra la salud pública y otro de fraude de fluido eléctrico a la empresa Viesgo

Un agente de la Guardia Civil supervisa parte de la plantación localizada en su momento en la vivienda de San Pedro de Becerril del Carpio.

La Fiscalía ha solicitado para un hombre de nacionalidad extranjera e identificado como M.A.R.S.K., de 47 años en el momento de los hechos, una pena provisional de tres años y medio de cárcel, una multa global de 44.620 euros y una indemnización de 7.575 euros para la empresa suministradora de energía eléctrica Viesgo como presunto responsable de un delito contra la salud pública y otro de defraudación de fluido eléctrico después de que la Guardia Civil le interviniera en septiembre de 2019 en su vivienda ubicada en el barrio de San Pedro de Becerril del Carpio un total de 331 plantas de marihuana, la mayor plantación indoor de cannabis sativa descubierta hasta aquella fecha en la provincia y pionero en este tipo de instalaciones.
Según los datos aportados a este periódico por la Fiscalía y por la Guardia Civil, los hechos, que serán vistos en el Juzgado de lo Penal, arrancan el 13 de septiembre de 2019 cuando los agentes de la Guardia Civil detuvieron al ahora acusado con 331 plantas de marihuana, cuyo peso ascendía a 14.106 gramos, que cultivaba en una casa del barrio de San Pedro de la localidad norteña de Becerril del Carpio,  perteneciente al municipio de Alar del Rey. Las pesquisas se iniciaron cuando los responsables de la empresa de suministro de energía eléctrica Viesgo detectaron un consumo inusual y excesivo en la mencionada propiedad. Además, el enganche energético era supuestamente ilegal.

PROCESO Y CONSUMO. Según fuentes del instituto armado, fue en dicha jornada cuando, tras el registro autorizado por el juzgado de instrucción número dos de Cervera de Pisuerga, en una vivienda se hallaron decenas de plantas de marihuana en diferentes estados de desarrollo vegetativo, así como cogollos de la misma sustancia ya preparados para consumo y plantas en proceso de secado, todas ellas en el interior de la misma. Concretamente, la Fiscalía pormenoriza que en el patio exterior de la vivienda se localizaron un total de 22 plantas, mientras que en un doble compartimiento dentro de la vivienda fueron halladas otras 41 plantas en la parte baja. Asimismo, en la parte superior fueron intervenidas 67, además de otras 70 en proceso de crecimiento en un frigorífico y 131 dentro de un arcón. El valor de la sustancia estupefaciente intervenida hubiera supuesto los 22.300 euros, según refleja en su escrito de calificación el fiscal del caso.
Asimismo, los agentes de la Benemérita también localizaron en el interior de la vivienda un rig o sistema computerizado compuesto por 54 tarjetas gráficas y diez ordenadores, además de otros elementos informáticos, destinado a minar criptomoneda, un código encriptado cuyos movimientos se registran públicamente y en el que los usuarios, utilizando sus recursos informáticos, obtenían supuestamente dinero digital al completar algoritmos matemáticos que procesan y confirman transacciones realizadas por otras personas en criptomonedas, recibiendo un pequeño porcentaje de moneda virtual de cada transacción.
El citado rig estaba conectado ilegalmente a la red eléctrica, consumiendo 5 kilovatios por hora, llegando a defraudar en seis meses más de 4.000 euros. También se localizó una escopeta de caza no amparada con licencia de armas.
Y es que el narcotráfico de plantaciones de interior de marihuana, cuyo negocio es mucho más rentable para los delincuentes en comparación a otras sustancias y que está en auge en prácticamente toda España, va ligado en muchas ocasiones al fraude eléctrico por los enganches ilegales que se utilizan para alimentar la importante infraestructura que necesitan estos invernaderos. Por ello, la comunicación entre las compañías eléctricas y los cuerpos de seguridad es bidireccional y muy intensa.

POR 11 PLANTAS. Por otro lado, un hombre de 59 años en el momento de los hechos asumió en el Juzgado de lo Penal dos años de prisión y una multa de 12.000 euros como autor responsable de un delito contra la salud pública después de que en octubre de 2018 fuera detenido por la Guardia Civil por cultivo de marihuana en Aguilar de Campoo.  La detención se fraguó después de que los agentes que realizaban vigilancia con helicóptero por la comarca de Aguilar de Campoo, observaron en un pasto comunal una plantación de lo que pudieran ser plantas de marihuana. Personados en el lugar se sorprendió al encausado cuando se  encontraba cortando once plantas. En aquellos días también se desarrollaron otras dos operaciones similares en Venta de Baños y Carrión de los Condes.

Un laboratorio  en la capital

Un fraude eléctrico fue uno de los principales detonantes para que la Policía Nacional llegara a descubrir en octubre del pasado año en una nave del polígono industrial de la capital un auténtico laboratorio de marihuana. Y es que los agentes actuantes localizaron, dentro de la nave, un túnel de unos doce metros excavado bajo la vía pública, donde consiguieron realizar una conexión a la red de fluido eléctrico general que suministra a dicho polígono. En esta ocasión la Policía Nacional logró desmantelar en la capital un laboratorio hidropónico y una plantación indoor con decenas de plantas. Sin embargo, el presunto cerebro de la instalación, un ciudadano de nacionalidad china, no ha sido por ahora detenido.