scorecardresearch
Carmen Arroyo

La Quinta

Carmen Arroyo


Reciclemos bien

17/02/2022

Paso junto a un contenedor de cartón. Veo montones de cajas sin plegar que ocupan espacio, como regalitos, a su alrededor. Y, a veces, en el amarillo ocurre lo mismo. Hace años ni siquiera se reciclaba. Los envases, recipientes de cristal, envoltorios mil, se desechaban. Era así; diseño y fabricación, uso y desecho. Sin problema. Ahora, gracias al SIG (Sistemas Integrados de Gestión) se cierra un círculo en el que todo lo aprovechable se recicla. Proceso útil y eficiente. Diseño, fabricación, envasado de los productos, distribución, comercialización, recuperación de los residuos y transformación de estos en materia prima que vuelve a ser utilizada.
Ecoembes (contenedor amarillo) se encarga de los envases ligeros y de papel y cartón (azul). Ecovidrio de los recipientes de vidrio. Signus reutiliza los neumáticos usados para fabricar otros nuevos. En el de aceite usado, por cada tres litros, se recuperan dos. Los medicamentos, al punto Sigre, en la farmacia. La ropa y los zapatos a su contenedor. Y al Punto limpio del Ayuntamiento: los colchones,                      los electrodomésticos…
Si dudamos en qué contenedor debemos echar algo, utilicemos ese cajón de sastre: el verde. Si no somos responsables, el trabajo en las plantas de reciclado se complica. Un ejemplo: Los VHS que ya no se utilizan no deben ir al contenedor amarillo porque los rollos de la película pueden  parar la máquina recicladora al engancharse en sus bobinas. Tampoco echaremos peluches, perchas o juguetes. Solamente bolsas, envases ligeros (plástico y metal), briks, envoltorios de aluminio o film, materiales de relleno,  bolsas y elementos de fijación (abrazaderas o flejes).
En cuanto a muñecas rotas, sillas de playa, palos de escoba de plástico, deben tirarse -aunque tengan mucho plástico- al de basura orgánica. Sí, donde van los restos de comida. Ahí se junta todo aquello que no va al amarillo ni al verde. Si se hace bien, esos residuos del azul se transforman en compots que se vende a los agricultores, y el metano que se genera en el proceso, se convierte en electricidad. Todos los residuos deberían ser reciclados para evitar que toneladas de basura se almacenen generando gases tóxicos, mal olor y desagrado a la vista en lugares insospechados. La casa común es responsabilidad de todos. Actuemos.

ARCHIVADO EN: Medicamentos, Juguetes