scorecardresearch

De tierra de campos a pastor de la diócesis

Manuel Belver
-

Al palentino Luis Argüello le llegó la vocación tarde, pero conoce la Iglesia vallisoletana como la palma de su mano. «Es cercano y campechano», aseguran los más cercanos al nuevo arzobispo

De tierra de campos a pastor de la diócesis

Natural de la localidad palentina de Meneses de Campos, la misma de la que el expresidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo y el exdirigente del Partido Popular Pablo Casado descienden por parte de abuelos paternos, Luis Argüello presume de ser de la Vieja Castilla, de Tierra de Campos, con familia en otras localidades, como la vallisoletana Morales, y origen en Valdenebro de los Valles, de donde era su abuelo Pedro (médico de profesión y que fue el que se asentó en Meneses). A pesar de tener una vocación tardía (o eso dicen los expertos porque él fue muy católico desde pequeño), ya que fue ordenado presbítero en 1986, a los 33 años, el nuevo arzobispo de Valladolid conoce su Iglesia como la palma de su mano. Se ha pateado toda la provincia, cada parroquia y ha estado allí donde le han necesitado (ordenaciones, eucaristías, movimientos catecumenales...). Esta última Semana Santa (es una persona muy comprometida con la misma) acudió a todas las procesiones y luego hizo un informe con los pros y contras sobre estas y sobre las cofradías.

Aseguran los que más le conocen que es «cercano y campechano», añadiendo sus familiares lo de «muy trabajador y muy bueno, como todos los Argüellos»; y las altas instancias eclesiásticas recuerdan que, por primera vez en muchos años, un vicario o obispo auxiliar se queda en la misma Diocésis. 

¿Por cuánto tiempo? Dependerá, primero, de su salud; y segundo, de si no es requerido para otras instanciaseclesiásticas.

De tierra de campos a pastor de la diócesisDe tierra de campos a pastor de la diócesisEs Luis Javier Argüello García, nacido el 16 de mayo de 1953 en Meneses de Campos (Palencia), licenciado en Derecho y en Magisterio, y ejerció de profesor en la Universidad de Valladolid antes de recibir la llamada de Dios.  

A los 11 años llegó a Valladolid, al internado del colegio de Nuestra Señora de Lourdes, donde estuvo desde 1964 hasta 1971. Ahí ya empezó a destacar por su capacidad intelectual, recuerdan desde los Antiguos Alumnos del centro escolar, recibiendo el premio extraordinario en Bachillerato. «La experiencia de pasar por el colegio fue señal de fe», llegó a decir Argüello.

«Sus profesores lo retrataban por su aplicación y comportamiento ejemplar, por sus calificaciones, por su condición de congregante del Niño Jesús, cruzado eucarístico y congregante de María Inmaculada y San Juan Bautista de la Salle», escribió Javier Burrieza en la revista Unión.

De tierra de campos a pastor de la diócesisDe tierra de campos a pastor de la diócesis - Foto: VATICAN MEDIA HANDOUTEstudió Derecho antes de ir alSeminario y tampoco ha ocultado su cercanía en aquellos años de joven con el Partido Comunista. 

«A mí me ha marcado muchísimo mi madre, no sería creyente sin mi madre. Mi madre, mi pueblo, el colegio, la Universidad... fui al Seminario y José Delicado quiso que ya no saliese», aseguró sobre su madre Juanita (su padre, Luis, vive en Meneses a sus 101 años). 

El 27 de septiembre de 1986 fue ordenado presbítero tras cursar Teología y Filosofía en el centro de los Padres Agustinos en Valladolid. En la catedral y de manos del entonces arzobispo, José Delicado Baeza, coincidió con la ordenación de Jesús García Gallo (hoy delegado de Patrimonio), Juan Carlos Fraile (hoy en Medina de Rioseco) y Jose María Ortega Carazo (en Medina del Campo). Los dos primeros fueron los elegidos por el propio Argüello para acompañarle el día que recibió la consagración episcopal como obispo auxiliar en 2016. ?Antes de ello, fue, desde su ordenación, formador del Seminario Diocesano de Valladolid (de 1986 a 1997), llegando a ser rector de 1997 a 2011. Fue vicario episcopal de la ciudad y miembro del Consejo Episcopal durante tres etapas (1986-1997, 2003-2009 y 2010-2011), delegado de Pastoral Vocacional (entre 1997 y 2012), moderador de la capellanía del monasterio de la Concepción del Carmen (1997-2011) y miembro electo de la Comisión Permanente del Consejo Presbiteral (de 2003 a 2008).

Y hasta ese nombramiento episcopal, también vicario general y moderador de la Curia (2011-2016); miembro del Colegio de consultores (2000-2016); miembro de la Comisión Permanente del Consejo Presbiteral (2010-2016); miembro del Consejo de Asuntos Económicos y del Consejo Episcopal (2011-2016); miembro de la Comisión Permanente del Consejo Pastoral (2013-2016); y miembro de la Comisión para el Diaconado Permanente (2014-2016).

En noviembre de 2018 fue nombrado secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), cargo que, en principio, dejará el próximo noviembre.

«Es una persona con gran conocimiento de la Diócesis, por todo lo que ha pasado. Siempre ha estado en una proyección diocesana y eso hace que el conocimiento real de la diócesis lo tenga. No es uno nuevo. Esa fase de ganarse a la gente ya la tiene hecha», aporta García Gallo, añadiendo que es «una persona entregada, que cree que en lo que hace, que pone pasión».

«Me ayudó muchísimo. Me facilitó mi integración en Valladolid», añade Fraile, completando su análisis con esta afirmación: «vi que era importante lo que podía aportar al conjunto». Apoyo, moral y económico; cercanía con los pobres (hasta acogerlos en su casa); respeto, autenticidad, formación; y siempre un paso por delante son algunas de las aportaciones que subrayan sus     allegados.

Luis Argüello, que aseguró hace unos años, sobre la entrevista del papa Francisco en la que dijo que los muertos son para ser enterrados, no para ser escondidos, en referencia a las víctimas de la guerra civil y el Franquismo que aún siguen desaparecidas en España, que él también tenía un tío desaparecido y le gustaría saber dónde está, ha lidiado, como portavoz de la Iglesia en España, con muchos frentes, y siempre ha dado la cara.

Como el Papa no rehuye las nuevas tecnologías y es activo en las redes sociales, con más de 7.600 seguidores en Twitter.

Ahora afronta el reto de ser el pastor de la Iglesia de Valladolid en sustitución de Ricardo Blázquez. De Tierra de Campos a arzobispo.