scorecardresearch

El 65801 vuelve a traer suerte y deja al menos 750.000 euros

Carlos H. Sanz
-

En 2015 fue el primer premio de la Lotería Nacional y el sábado obtuvo el cuarto, 7.500 euros por décimo para, de nuevo, los abonados de los bares Rantanplán y Plaza San Antonio

Félix Rubio (en el centro, de azul), durante la celebración del primer premio de la Lotería Nacional en 2015. - Foto: Eva Garrido

¿Qué posibilidades hay de que la suerte recaiga dos veces en un mismo número? Haberlas, haylas, y si no que se lo pregunten a los abonados al número 65801 que el sábado fue agraciado con el cuarto premio del sorteo de la Lotería Nacional, siete años después de que el 5 de septiembre de 2015 fuese premiado en ese mismo sorteo con un millón de euros a la serie o, lo que es lo mismo, 100.000 euros al décimo, que repartieron 10 millones de euros en Palencia.

En esta ocasión, el premio ha sido algo menor, 75.000 euros a la serie y, por lo tanto, 7.500 euros por décimo, pero el destino ha sido el mismo, los barrios de San Pablo y San Antonio de la capital y, en concreto, dos establecimientos, los bares Rantanplán y Plaza San Antonio.

Loterías y Apuestas del Estado confirmará hoy las ventas oficiales de este 65801, que como en la anterior ocasión ha salido de la ventanilla de la Administración de Loterías Número 7 de la capital palentina, ubicada en el número 4 de la calle Mayor, pero contando solo a los abonados de los establecimientos antes citados, la cantidad rondará los 750.000 euros.

Félix Rubio, propietario del bar Plaza San Antonio, expresó ayer su alegría por el premio. «Así es, nos ha vuelto a tocar, aunque esta vez ha pasado un poco más desapercibido porque ha sido un cuarto premio», comentó a este periódico con una gran sonrisa en la cara.

«Jugamos este número desde hace casi 20 años, desde que abrimos el bar», comenta este hostelero, que ya en la anterior ocasión confesó que fue su mujer quien eligió el número. «Fue a la administración y sin fijarse mucho escogió el 65801», comentó.  Al igual que entonces, ha repartido cuatro series entre clientes abonados, un total de 40 décimos, unos 300.000 euros en total. «La mayoría lleva mucho tiempo jugando este número, por lo que es la segunda vez que les toca», reseñó.

La situación en el bar Rantanplán, en la plaza de San Pablo, es idéntica. Allí tienen medio centenar de abonados por lo que habrá repartido unos 375.000 euros. En la anterior ocasión, el premio se repartió con el bar Las Monjas, también propiedad de Francisco Javier Pérez Burgos, que fue el que empezó a jugar el 65801 hace 24 años. Cuando traspasó el negocio, las cinco series y sus abonados pasaron al Rantanplán. «Prácticamente, son los mismos abonados, pero sí que hubo algunas bajas y altas. Aunque quisiéramos no podemos coger a más ha ya que no hay más décimos», comenta su responsable.

En 2015, por ventanilla se vendieron diez décimos, por lo que si esta vez se confirma el mismo volumen de ventas, el 65801 habrá dejado en la ciudad 750.000 euros en total.