El rincón palentino

José Javier Terán


Saldaña, la plaza Vieja

23/09/2020

Uno, que es oriundo de la Comarca saldañesa y, desde siempre, ha tenido a la localidad de Saldaña como referencia, no puede por menos que alegrarse y admirar cómo luce su tradicional y emblemática plaza Vieja desde hace unas fechas, después de las obras de restauración y rehabilitación llevadas a cabo en la misma y en todo su Conjunto Histórico, que han estado sufragadas con cargo al famoso 1,5% cultural del Ministerio del ramo, la Diputación Provincial y el propio Consistorio saldañés. 
Queda fuera de toda duda la importancia de este enclave urbano de la localidad para todos los habitantes de la villa y las localidades aledañas a  Saldaña, que aún siguen conservando en su haber semanal un evento extraordinario para la Comarca, cual es el famoso mercado de los martes. Que en tiempos pasados tenía lugar precisamente en esta plaza.
Y que posteriormente, andando los años, al sacarse de ella este mercado –aunque aún se lleven a cabo algunas de las transacciones comerciales del grano y las leguminosas-, va a quedar reservada para eventos de carácter especial como pueda ser el famoso mercado romano que cada año se organiza en la localidad, el ocio y la hostelería en general. 
Y para el paseo sereno y tranquilo bajo sus soportales de madera, que han sabido conservar su encanto y sabor antañón tras el paso del tiempo.  Y que es, justamente, el aspecto que más destaca en el entorno, proporcionándole su entrañable y vetusta estampa.
Una plaza, declarada Conjunto Histórico Artístico que, como ha quedado remarcado ampliamente, goza del privilegio de haber servido como marco de la primera corrida de toros documentada, con motivo de una boda real allá por el siglo XII.
Y una plaza, también, que, si ya gozaba de la prerrogativa de ser un espacio emblemático de la localidad, ahora tras su rehabilitación, ha ganado en prestancia en cuanto al conjunto de sus elementos, favoreciendo la calidad de vida de sus habitantes, fomentando de esta manera la actividad económica y de ocio de la localidad.   Generando, a su vez, un mayor incremento de visitantes, que querrán pasear bajo sus soportales y recorrerla en cada uno de sus rincones.