scorecardresearch

Las obras en la calzada alterarán el tráfico también en junio

Carlos H. Sanz
-

La segunda fase de la campaña de aglomerados, la extensión de la red de calefacción y la canalización de un cable de media tensión crean retenciones y dificultades en la movilidad urbana estos días

El asfaltado de las glorietas de San Lázaro y Huerta de Guadián crea retenciones, mientras que se espera que la avenida de Valladolid se reabra al tráfico a mediados de junio. - Foto: Óscar Navarro

Las musas de la planificación han querido que en estos últimos días de mayo coincidan en la capital tres obras que están afectando al tráfico de forma puntual y, a tenor de las quejas de los ciudadanos, causando contratiempos e incluso retenciones.

Obras que continuarán durante buena parte del mes de junio y que afectan a la circulación de vehículos en varios puntos de la ciudad. 

Los vecinos de la zona sur se han acostumbrado ya a las restricciones en la circulación derivadas del despliegue de la red de calor. La buena noticia es que a mediados de junio se reabrirá al tráfico la avenida de Valladolid.

El asfaltado de las glorietas de San Lázaro y Huerta de Guadián crea retenciones, mientras que se espera que la avenida de Valladolid se reabra al tráfico a mediados de junio.El asfaltado de las glorietas de San Lázaro y Huerta de Guadián crea retenciones, mientras que se espera que la avenida de Valladolid se reabra al tráfico a mediados de junio. - Foto: Óscar NavarroDesde Palencia Ecoenergías explican que han comenzado a fresar y asfaltar la canalización desde el polígono industrial y que ya están trabajando en las calles de Ortega y Gasset y Blas de Otero.

«El cruce de esta calle con la avenida de Valladolid aún va a tardar unos días, pero vamos a continuar con el fresado y aglomerado hasta el cruce de Cardenal Cisneros y la plaza de España», explican desde la empresa.

La planificación de Ecoenergías pasa por comenzar a extender la red de calefacción por la avenida de Cardenal Cisneros a mediados de junio y que para esa fecha ya se haya reabierto al tráfico la de Valladolid. Esta situación se ha agravado porque el Ayuntamiento está acometiendo la segunda fase de la campaña de asfaltado, la cual afecta a algunas avenidas importantes de la ciudad. Así, ahora mismo se está trabajando en el tramo de la calle Jardines comprendido entre sus intersecciones con las de París y San Telmo, así como en las avenidas de Manuel Rivera y Asturias. 

El asfaltado de las glorietas de San Lázaro y Huerta de Guadián crea retenciones, mientras que se espera que la avenida de Valladolid se reabra al tráfico a mediados de junio.El asfaltado de las glorietas de San Lázaro y Huerta de Guadián crea retenciones, mientras que se espera que la avenida de Valladolid se reabra al tráfico a mediados de junio. - Foto: Óscar NavarroNo obstante, son los trabajos en las glorietas de San Lázaro y del parque Huerta de Guadián las que más quebraderos de cabeza están causando esta semana. Los trabajos de fresado de la calzada y de extensión del nuevo asfaltado han causado retenciones en las horas punta, aquellas en las que hay mayor volumen de circulación que suelen coincidir con las entradas y salidas de los colegios y la apertura y cierre de establecimientos comerciales.

Según Obras, esta situación no se alargará durante mucho más tiempo, ya que el grueso de la campaña de asfaltado ya se ha llevado a cabo y solo queda acometer el arreglo de los caminos del Galgo, Valerón, San Romanillo y de los Cuernos.

Otra actuación que está alterando el día a día de la movilidad urbana, aunque en mucha menor medida, son las obras que está llevando a cabo i-DE, la distribuidora de Iberdrola, para el enlace en media tensión entre los centros de transformación de Santa Marina, junto a la iglesia del mismo nombre en la plaza de Juan XXIII, y Antonio Maura.

Hace tiempo que comenzaron estos trabajos en San Pablo que consisten en la construcción de una nueva canalización de una longitud de 454 metros para alojar los conductos precisos para desplegar el nuevo cable de media tensión que enlazará estos dos centros. Sin embargo, ahora se está trabajando en la plaza de León y eso ha obligado a cortar al tráfico la salida desde la glorieta hacia la calle de Eduardo Dato. La inversión en estas obras es de unos 100.000 euros y contribuirán a «mejorar la calidad del suministro actual y permitirá restablecer el suministro eléctrico en un tiempo menor en el caso de incidencia, al reforzar el mallado de la red eléctrica de i-DE». 

«La gran longitud de la nueva canalización que discurre a lo largo de varias calles, la gran afluencia de tráfico que afecta a la zona centro y la dificultad de reposición del terreno, que no es el habitual, hacen que estos trabajos aunque están muy avanzados se pueda prolongar hasta finales del mes de junio», advierten desde la empresa.