scorecardresearch

Lalanda renuncia a la Agencia de Desarrollo Local

Carlos H. Sanz
-

La concejala de Vox da por fracasado el acuerdo de investidura pero descarta mociones de censura

Lalanda renuncia a la Agencia de Desarrollo Local - Foto: Nuria Sastre

La concejala y portavoz de Vox en el Ayuntamiento, Sonia Lalanda, anunció ayer la dimisión de todas sus responsabilidades en la Agencia de Desarrollo Económico. Una sorpresa más por la puesta en escena de la ruptura con el equipo de Gobierno de PP y Cs, que por el fondo, ya que las relaciones entre los tres grupos municipales hace tiempo que son distantes.

Vox golpea primero en la guerra fría que mantiene desde que el 15 de junio de 2019 apoyó con su voto el nombramiento de Mario Simón como alcalde de la ciudad y propició un equipo de Gobierno bipartito en el que Sonia Lalanda prefirió refugiarse en un órgano fuera de la primera línea política como es la Agencia de Desarrollo Local.

Dos años, cinco meses y ocho días después, con más de un sonado desencuentro, Lalanda da por fracasado el programa de trabajo firmado por Vox, PP y Cs y que incluía 67 medidas necesarias para el impulso de Palencia a cambio de «respaldar la gobernabilidad y estabilidad del Ayuntamiento». 

Ese fue el primer motivo que esgrimió ayer Vox para dar por rota su relación con el equipo de Gobierno. «Palencia está peor que en junio de 2019», sentenció Lalanda, que enumeró varios ejemplos de tal afirmación, como que «la ciudad tiene apariencia descuidada, triste, oscura y con un gran déficit de mantenimiento» o que «los empresarios y autónomos no encuentran más que trabas burocráticas» por lo que «las iniciativas empresariales tiran la toalla y huyen a otra parte».

La falta de criterios que «ayuden a las empresas de Palencia» en las licitaciones, la subida del 4% de los tributos para 2022 o el mal uso de la inversión de la Estrategia DUSI fueron otros motivos esgrimidos por la portavoz de Vox.

«El comercio y la hostelería languidecen sin que el Ayuntamiento lidere alguna iniciativa de impacto y se conforma con hacer siempre lo mismo», aseguró Sonia Lalanda quien desveló que el Consistorio «acaba de perder una subvención de la Cámara de Comercio para un proyecto innovador en el comercio de 200.000 euros».

«Cierran tiendas, cadenas, bares y restaurantes; cierran sucursales bancarias, se suprimen frecuencias de trenes, se aparca en el tiempo la obra del hospital... y aquí no pasa nada», continuó la edil.

Por todo esto, el grupo de Gobierno de PP y Cs ya no son «un socio confiable». «No tienen un proyecto de futuro para Palencia y se limitan a poner parches», sentenció la edil de Vox.

El otro motivo de la ruptura es «la ineficacia, pésima gestión y afán especulativo-institucional del PP» en el conflicto por la calle Jardines. «Un escándalo en toda regla sin precedentes en la historia del municipalismo español», sostuvo la munícipe, que recordó que los vecinos de la ciudad tendrán que pagar 26.500.000 euros a la Diputación por un terreno de poco más de 30.000 metros cuadrados. «No han defendido como merece el interés del Ayuntamiento y de los palentinos», sentenció Lalanda, que pidió la dimisión de «los responsables de esta indecencia».

cambios. Con estos argumentos, a falta de un año, seis meses y unos pocos días para las próximas elecciones municipales, Vox decidió que no va a acompañar más en su deriva a un equipo de Gobierno sin proyectos ni ambición, sin propuestas de futuro y sin más intereses que estar. 

¿En qué cambiará esto la actual configuración del Consistorio capitalino? En nada, porque Sonia Lalanda ratificó el compromiso de Vox de «aportar gobernabilidad al Ayuntamiento hasta el final», lo que descarta que prospere cualquier moción de censura para descabalgar a Simón de la Alcaldía. 

Eso sí, el equipo de Gobierno solo tendrá el voto de Vox en «aquello que sea imprescindible», que, en la práctica, vendrá a ser aquello que Vox considere imprescindible, que es lo que venía sucediendo hasta ahora.