Modelo común contra la Covid-19 en residencias de mayores

J. Benito Iglesias
-

Directores y personal de centros de la capital y provincia son formados por expertos de la UME, Emergencias y veterinarios del Ejército y Junta

Modelo común contra la Covid-19 en residencias de mayores - Foto: Juan Mellado

Las residencias de mayores, con la experiencia acumulada durante más de tres meses, las pautas marcadas por las autoridades sanitarias, el material recibido y la formación complementaria de su personal, contarán con un modelo de actuación común frente a la Covid-19. «Con el límite del 19 de julio elaborarán ese protocolo para saber qué zonas deben aislar, ver cómo los residentes pueden mejorar su estancia, afrontar problemas psicológicos derivados del aislamiento, mantener la relación con las familias y solucionar los problemas que han ido viendo día a día en la pandemia», según el delegado de la Junta, José Antonio Rubio Mielgo.
Así lo puso de manifiesto este ayer, en una jornada formativa sobre prevención ante los posibles rebrotes de la enfermedad para 40 asistentes entre directores y personal de residencias de la provincia, y en la que estuvo acompañado por  el subdelegado del Gobierno, Ángel Miguel.
La jornada estuvo organizada por la Junta y la Delegación del Gobierno en Castilla y León e  impartieron contenidos miembros de la Unidad Militar de Emergencias, equipos de veterinarios del Ejército y el Gobierno autonómico e integrantes del Grupo de Intervención Psicológico de Emergencias.«Se trata de aprovechar la experiencia de los meses duros de pandemia. El personal de las residencias tiene mucho que aportar y asimilar a su vez lo que los expertos en la lucha contra las enfermedades infecciosas les digan para prevenir y mejorar conocimientos ante rebrotes», agregó Ángel Miguel Domingo.
Se abordaron diversos temas como las características, efecto y alcance del coronavirus; protocolos a seguir ante sospecha de casos; organización del personal; normas de circulación del centro; tipo y preparación y aplicación de productos para la desinfección; gestión de residuos contaminados y normales;  colocación de Epis; reuniones de situación y canales de comunicación con familias; y fomento de actitudes de compromiso, control y desafío.
Pese a que los datos de infectados y fallecimientos en residencias son más favorables que en otras provincias, José Antonio Rubio Mielgo dijo que «una sola muerte ya es malo y, aunque la tasa de inmunidad  entre quien pasó la enfermedad es alta en algunos centros, un 30-40%, hay que estar simpre alerta porque se trata de un sector de población mayor con pluripatalogías y mucho riesgo».