Cierre del ERTE en Renault al regresar 100 empleados

J. Benito Iglesias
-

Tras las sucesivas reincorporaciones, la factoría de Villamuriel alcanza una producción diaria cercana a los 1.000 vehículos en dos turnos con la totalidad de la plantilla de 2.700 empleados

Cierre del ERTE en Renault al regresar 100 empleados - Foto: Juan Mellado

El último bloque de trabajadores que faltaba de retornar a la cadena de montaje de Renault en Villamuriel por problemas de conciliación familiar  para la atención de menores o riesgo de salud lo hizo ayer en una cifra aproximada de un centenar, según fuentes sindicales, por lo que la factoría concluyó el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que se inició el 18 de marzo. Un 40% de la plantilla  volvió a trabajar el 29 de abril en el turno de mañana y el resto en el turno de tarde el 8 de junio.
De esta forma, la factoría mantiene en las últimas tres semanas una producción diaria cercana a  los 1.000 vehículos en dos turnos con la totalidad de la plantilla de 2.700 empleados. El centenar que retornó ayer, como ya lo hizo el resto, recibirá formación específica en seguridad, mascarillas y otros Epis según su puesto y utilizarán vestuarios modificados, baños con aforos reducidos y  zonas de descanso con medidas estrictas de uso.
Valoraciones. Los representante sindicales aludieron ayer a una normalidad productiva aunque con cierta incertidumbre para el sector automovilístico. Ricardo Vilda, de CGT, explicó que volver a trabajar al cien por cien «sin saber cómo se comportarán las ventas al haber mucho stock de vehículos fabricado es complicado», al igual que por el riesgo de contagio. «Pese a llevar mascarillas es difícil poder mantener 1,5 metros de distancia de seguridad y con el calor veraniego y a tope de producción va a ser otro problema», aseveró.
Sergio Henche, de CCOO, señaló que desde ayer dejan de ser obligatorias las gafas de seguridad, salvo en puestos específicos como soldadura; y, en breve, en los autocares se podrán utilizar todas las plazas y esta semana las máquinas de snacks se pondrán en funcionamiento, después de que lo hicieron antes las de refrescos. «Con la llegada del calor hemos pedido que se facilite agua fresca y se puedan utilizar ya las duchas con las medidas higiénicas precisas», dijo.
Miriam Largo, de Trabajadores Unidos, añadió que, aunque recuperar la economía sea necesario, «la alerta sanitaria sigue y en Renault y otras empresas no hay empatía con los trabajadores en una cadena al máximo ritmo y el agravante del uso de mascarilla con un fuerte calor ocho horas, sin más opciones». Finalmente, Sonia Martínez, de UGT, sostuvo que «estamos contentos de estar con dos turnos al 100%. Este semestre es tranquilizador al confiar el mercado en nuestros modelos y ojalá siga así».