scorecardresearch

Temprano: «La clase trabajadora no va a pagar esta crisis»

SPC
-

El secretario general de UGT Castilla y León plantea esta jornada festiva como un día «especialmente reivindicativo»

Faustino Temprano, secretario autonómico de UGT. - Foto: Ical

El 1º de Mayo, fecha reivindicativa y solidaria por excelencia, cobra especial relevancia este año por las circunstancias extraordinarias, a nivel sanitario, económico y político, que se están encadenando desde que en 2020 estallara la pandemia de la Covid-19. Así lo manifiesta el secretario general de UGT Castilla y León, Faustino Temprano, que plantea el 1º de Mayo de 2022 como un día «especialmente reivindicativo y festivo para las personas trabajadoras». Reivindicativo porque aún queda mucho por conseguir y hay que mantener lo conseguido y festivo porque es de justicia celebrar todos los derechos que la clase trabajadora ha ido conquistando a lo largo del tiempo.

Desde UGTCyL son «conscientes de que nos encontramos inmersos en un tiempo de cambios, en todos los ámbitos, y debemos adaptarnos a las nuevas realidades, pero esa adaptación no puede pasar, bajo ningún concepto, por una pérdida de derechos ni por una degradación de las condiciones laborales y sociales de las personas». En este sentido, para el Sindicato que dirige Temprano en Castilla y León el futuro se trata de conseguir una democracia más representativa y participativa, consolidar un nuevo modelo productivo, adquirir un compromiso real para hacer frente a la despoblación y conseguir la activación económica del medio rural, trabajar por una transición energética justa, luchar por el empleo de calidad y unas relaciones laborales más equitativas, por unos servicios públicos a la altura del siglo XXI y, por supuesto, por una igualdad efectiva de mujeres y hombres sin la que no se puede hablar de sociedad justa.

Y para ir consiguiendo todos estos objetivos es necesario «que todos los agentes implicados pongan de su parte». Esta colaboración entre las partes no es imposible tal y como ha quedado demostrado en el último año, a través del Diálogo Social a nivel nacional. Se ha conseguido la primera reforma laboral, con el acuerdo de gobierno y agentes sociales y económicos, que no ha resultado lesiva para las personas trabajadoras sino que ha servido para recuperar derechos y el equilibrio entre la parte sindical y empresarial en la negociación colectiva; se ha acordado la reforma de pensiones que tumba la del PP de 2013, dando viabilidad al Sistema Público de Pensiones; se ha conseguido la subida del SMI hasta los 1.000 euros, y se ha puesto en marcha todo el mecanismo de los ERTES con los que se ha hecho frente a una situación económica muy complicada derivada de la pandemia sanitaria provocada por la covid-19 y que han servido para salvar los empleos de millones de personas trabajadoras

Ahora bien, si algo caracteriza el trabajo sindical de la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores es «la reivindicación continua de derechos desde una postura responsable» y así lo han demostrado a lo largo del tiempo, según Faustino Temprano, que recuerda «la contención salarial durante los momentos más duros más de la crisis de 2008 cuando primaba el mantenimiento del empleo. Pero cuando la recuperación económica es un hecho la recuperación salarial también debe serlo, y más en estos momentos en los que una inflación acelerada, como consecuencia de los precios energéticos y de los productos de alimentación, está empobreciendo a la clase trabajadora».

En este sentido, ha incidido en que «nos encontramos en unos momentos en los que las cláusulas de revisión salarial son absolutamente necesarias» porque no se puede salir de esta crisis devaluando los salarios, generando más pobreza y mayor desigualdad social. Al mismo tiempo ha indicado a los responsables empresariales que «si no hay acuerdo en materia salarial habrá conflictividad, porque hay que recordarles que son las trabajadoras y trabajadores los que, desde 2008, están perdiendo poder adquisitivo».

Este 1º de Mayo también es buena fecha para recordar al gobierno de coalición de Castilla y León todos los acuerdos a los que se ha llegado, dentro del marco del Diálogo Social en Castilla y León, en materias de empleo, salud y seguridad en el trabajo, transición energética, competitividad e innovación empresariales, educación, servicios sociales y, por supuesto, en la lucha contra la violencia de género y la recuperación de la memoria histórica, e instarle, según ha manifestado el secretario general de UGTCyL «a que se ponga a trabajar por la comunidad y que lo haga desde la responsabilidad adquirida con las personas que viven y trabajan en ella».