scorecardresearch

Aire limpio y más espacio para el juego infantil

J. Benito Iglesias
-

La Fapa organiza actividades lúdicas con la población escolar dentro de la iniciativa europea Calles abiertas sin contaminación

Aire limpio y más espacio para el juego infantil - Foto: Sara Muniosguren

En torno a un centenar de escolares de Infantil y Primaria respaldó ayer la convocatoria de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (FAPA) con motivo de la iniciativa europea Calles abiertas para la infancia. Así, a través de varias actividades lúdicas, niños y progenitores reclamaron medidas urgentes para que la población infantil pueda respirar un aire limpio sin contaminación con más espacios para el juego en entornos urbanos y acceder de forma segura, activa y autónoma al colegio, evitando también posibles atropellos.

Por la mañana, los colegios Padre Claret y Marqués de Santillana de la capital y Obispo Fonseca de Grijota realizaron actividades de concienciación en su recinto escolar, acudiendo a clase en bici, cortando calles y atendiendo las explicaciones de abuelos que contaran a los alumnos cómo y dónde se jugaba en su época. Por la tarde se sumaron a la iniciativa de la FAPA numerosos padres y alumnos de otros centros de enseñanza en el parque del Salón. 

En este recinto natural, con apoyo de alumnos de la Facultad de Educación Social, se llevó a cabo la reivindicación del espacio público para la infancia a través de talleres de manualidades, pinta piedras, pintura creativa y yoga familiar, junto carreras de sacos, aprendizaje del uso de un paracaídas, cuentacuentos y juegos de bolos, goma, soga, la oca y chapas, entre otras actividades para los más pequeños.

Aire limpio y más espacio para el juego infantilAire limpio y más espacio para el juego infantil - Foto: Sara Muniosgurenpeticiones a los munícipes.  Estas acciones pretenden llamar la atención de los responsables municipales para que las calles se humanicen y se piense más en la infancia creando recorridos sanos y saludables. 

«También exigimos cambios rápidos en el diseño urbano con más zonas peatonales y restringidas al tráfico, para conseguir así que los centros escolares cuenten con corredores y caminos especiales con vegetación. De esta forma podrán ser declarados espacios de especial protección en las futuras Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) que las ciudades de más de 50.000 habitantes deben implantar antes de 2023. Hay que destacar el apoyo que han prestado en todo momento las Ampas de los colegios Padre Claret, Marqués de Santillana de la capital y Obispo Fonseca», concretó Satur Jiménez, representante de la FAPA.

 Por la mañana, en los citados colegios, se leyó una manifiesto donde se reclamaron entornos escolares seguros; que se priorice la movilidad peatonal, ciclista, la accesibilidad universal y otros elementos de movilidad personal; la creación de corredores de acceso libres de coches fomentando la presencia de vegetación y agua, así como la creación de zonas estanciales, de encuentro y de juego en el espacio público.