El Atlético, ante su desafío más grande

Agencias
-

Los de Simeone vuelven a Lisboa, una ciudad que evoca los malos recuerdos de 2014

El Atlético, ante su desafío más grande

No hay momento más cruel para el Atlético de Simeone que la final de la Champions de Lisboa en 2014, el principio de una obsesión por el máximo título continental que evoca los peores recuerdos, pero que también sostiene la voracidad de un grupo que se encuentra de nuevo ante su mayor reto, en la misma ciudad, con formato readaptado por la COVID-19 y hoy, con el Leipzig como primer o último adversario en el estadio José Alvalade (21,00 horas/ Movistar Liga de Campeones).
No hay margen de error. Ni ahora, en cuartos, ni en semifinales, como jamás lo ha habido en la final. A un partido. Si ganas, pasas; si pierdes, te vas a casa sin consuelo posible. Más aún si le sucede a un equipo con tantas expectativas como el Atlético, cuya realidad no permite ni concesiones ni admite sentimientos de favorito contra ningún oponente. No es más que nadie, seguro. Quizá tampoco menos.
Es la perspectiva desde la que enfoca de nuevo a la Champions, a la que llega con la agitación que provocaron los dos positivos por coronavirus de Ángel Correa y Sime Vrsaljko, bajas para el encuentro y aislados en sus respectivos domicilios. El resto de la plantilla dio negativo y ayer fueron sometidos a un último test para el duelo ante el Leipzig. Los resultados, según el protocolo de la UEFA, deben ser entregados como muy tarde seis horas antes del inicio del encuentro. 
No hay competición que despierte más ambición en el Atlético que la Champions. La deuda de Bruselas, en 1974. Por Lisboa, en 2014. Y por Milán, en 2016. Por haberlo tenido tan cerca. Si pierde está el abismo de la decepción. Si gana los tres choques volará hasta donde muy pocos han alcanzado. Y menos aún en el fútbol moderno. Sin el título final, no habrá valido de nada su hazaña de Anfield del pasado marzo. Por entonces tampoco se percibía un Atlético tan fuerte como ahora.  En Liverpool surgió el fenómeno Marcos Llorente. Por delante de Joao Félix o Álvaro Morata, suplentes en un partido tan definitivo, y al lado de Diego Costa, pendiente aún de una reivindicación mucho más contundente.  
estilos diferentes. Frente al ‘Atleti’, el Leipzig, un adversario de perfil netamente ofensivo. Uno entiende la construcción de las victorias y los equipos desde la defensa; otro apuesta por el ataque para trazar el camino hacia la misma meta. Que la Historia del club alemán sea joven no importa. Tiene la oportunidad de meterse en semifinales de la Champions; un hecho que agrandaría el vertiginoso ascenso que ha tenido el equipo desde que se fundó.
El entrenador, Julian Nagelsmann, está convencido de que el duelo a partido único favorece a su equipo. La baja de Timo Werner, el máximo goleador, que ya está en la disciplina del Chelsea, sin duda provoca un gran vacío.  Su jugador más valioso es el centrocampista austríaco Marcel Sabitzer, por sus goles y sus asistencias, ganaron al Tottenham. Una advertencia para los colchoneros.