scorecardresearch

80 millones para impulsar la competitividad y la innovación

SPC
-

Carriedo compromete un fondo de 15 millones para potenciar el autoconsumo energético en pymes

Carlos Fernández Carriedo (c), a su llegada a las Cortes acompañado de su equipo. - Foto: R. Cacho (Ical)

La Consejería de Economía pondrá en marcha de dos nuevos instrumentos financieros, por un importe total de 80 millones de euros, destinados por un lado a la competitividad y el crecimiento de las pymes y, por otro, a la innovación de las compañías de Castilla y León, lo que permitirá participar inicialmente a unas 500 empresas. Así lo anunció el consejero del ramo, Carlos Fernández Carriedo, en la presentación del programa de su departamento en las Cortes regionales, donde precisó que estos productos financieros son reembolsables y están cofinanciados en un 60% por el Feder 2021-2027, que se negocia con la Comisión Europea. Once prioridades, 12 ejes y 76 acciones marcarán el paso de la Consejería durante esta legislatura, en un contexto de deterioro de las expectativas económicas iniciales, por la inflación, los altos costes de la energía y de las materias primas, el problema de la escasez de stocks, las dificultades de abastecimiento en algunos productos, o la posibilidad de retirada de estímulos al crecimiento por parte de la UE en los próximos meses. A pesar de ello, afirmó que Castilla y León estará «entre las primeras comunidades autónomas que consigan recuperar el nivel del PIB previo a la pandemia».

Fernández Carriedo remarcó durante su intervención que también ampliará el plan de crecimiento innovador de Castilla y León, con una nueva aportación de 107,9 millones de euros, para alcanzar los 260 al final de la misma. También se comprometió a la potenciación del fondo para la reindustrialización de Castilla y León, y del fondo para recursos endógenos. Para el primero está prevista una nueva dotación de 40 millones, para alcanzar los 111; y el segundo se incrementará en 30 millones, cuando inicialmente contaba con seis.

En materia de política económica, explicó que el IV acuerdo marco para la competitividad, firmado por el presidente el pasado mes de octubre en el seno del Diálogo Social, es el documento que guiará su acción hasta 2027. Así, anunció una nueva estrategia de emprendimiento e innovación 2022-2027, que se presentará en los próximos meses. En cuanto a los sectores productivos, el consejero se comprometió a poner en marcha la estrategia de difusión y puesta en valor de las capacidades del sector de automoción de Castilla y León.

Política energética

En su explicación de su programa de Gobierno, apostó por incrementar la potencia de generación renovables en la Comunidad, así como el autoconsumo energético, para lo que anunció un fondo de inversión y participación autonómica, dotado con 15 millones, para su extensión en pymes, grandes empresas intensivas en energía, y para explotaciones agropecuarias. En este sentido, defendió el autoconsumo como «palanca de actividad económica y como respuesta a la necesidad de empresas y familias de reducir sus altos costes energéticos». 

Por último, el consejero avanzó que en unas «pocas semanas» presentarán el V plan de internacionalización empresarial 2022-2025, con el reto de diversificar las exportaciones, tanto en sectores como en mercados, así como la implantación de las empresas en destinos estratégicos, hasta disponer de una base de 8.000 empresas exportadoras en 2025, 2.050 de ellas «regulares». 

Fiscalidad

Carlos Fernández Carriedo, consejero de Economía y Hacienda, cifró ayer en más de 2.500 millones de euros el ahorro que supondrán para las familias y trabajadores de Castilla y León las medidas fiscales que el Ejecutivo regional pondrá en marcha durante esta legislatura. El también portavoz autonómico garantizó que el Gobierno de Castilla y León consolidará su «política fiscal moderada y justa, con bajada selectiva de impuestos, para favorecer a las familias, el emprendimiento y la inversión». En esta línea, advirtió de que defenderán todas las bajadas de impuestos aprobadas en Castilla y León, recurriendo cualquier ley o disposición normativa del Estado que limite la reducción de tributos autonómicos realizada en el ejercicio de nuestras competencias. Precisamente, a raíz de estas medidas fiscales, Fernández Carriedo tuvo un 'encontronazo' con la procuradora del PSOE, Rosa María Rubio, a la que cuestionó si bajar unos céntimos el precio por litro de la gasolina es más «progresista» que rebajar el IRPF a todos los ciudadanos de la Comunidad. Así, defendió su medida, que beneficiará a todos los ciudadanos «tengan o no coche» y sobre todo, a las personas con menos recursos.

Por último, volvió a insistir en la necesidad de abordar la reforma de la financiación autonómica para que sea «justa» ante la «ineficiente» e «insuficiente que lo es la actual, al tiempo que apostó por una fiscalidad orientada al mundo rural. En este contexto, FernándezCarriedo aseguró que el déficit de financiación entre lo que recibe del Estado y lo que realmente se gasta ascendió a 1.060 millones de euros (445 euros por habitante) que tuvieron que ser financiados por la Comunidad.