El CIT de Herrera se posiciona en contra de 14 macrogranjas

DP
-

Se ubican en las comarcas de Boedo, Ojeda y Odra-Pisuerga (Burgos) y alega que suponen un problema «muy grave» para el turismo de la zona ya que desprenden «olores apestantes»

El CIT de Herrera se posiciona en contra de 14 macrogranjas

El Centro de Iniciativas Turísticas de Herrera de Pisuerga se han adherido a la moción presentada por el Ayuntamiento de Palencia en contra del proyecto de la construcción de 14 macrogranjas porcinas para las comarcas de Boedo, Ojeda y Odra-Pisuerga (Burgos), como población cabecera de las mismas. El centro está a favor de la ganadería extensiva, de calidad, sana y sostenible, «la que se ha conocido toda la vida por estas tierras, sin ningún maltrato animal y en libertad en su corta vida», dijeron.
Desde esa asociación, que se formó hace casi 50 años, señalaron que tienen «el deber y el compromiso de velar por el Turismo», ya que se encuentran en una zona donde hay concentración de Románico, una de los estilos más importantes de Europa. «Parte de esta joyas arquitectónicas de los siglos XI, XII y XIII se encuentran en las proximidades a los proyectos porcinos, por lo que los apestantes olores que desprenden, ahuyentarán, sin duda alguna, el turismo de calidad que llevamos trabajado todos estos años, aunque siempre estaremos etiquetados como zona porcina», alegaron.
«Debemos velar también por el turismo que genera nuestro Canal de Castilla, la obra hidráulica más importante de la Ilustración del siglo XVIII, declarado BIC en Junio de 1991 y las 14 esclusas que tenemos en esta zona.  Aunque la salubridad de sus aguas, que tienen este tipo de explotaciones, contaminan todo tipo de acuíferos, arroyos y ríos por los purines y restos de antibióticos que reciben los cerdos», comunican. 
afectan a los ríos. Lo mismo ocurre, según argumentó el CIT, con el río Pisuerga y sus afluentes, los ríos Boedo y Burejo, «unos entornos maravillosos, como el entorno de la Presa de San Andrés con el Barco Marqués de la Ensenada, la Ruta de la barcaza de la Maroma y la pasarela Tibetana que costaron cerca de medio millón de euros a las arcas públicas», explicaron.
 Al norte y al sur de estas zonas existen macrogranjas que van a generar olores insoportables en estas zonas, sople el aire en un sentido u en otro. «Para colmo emiten grandes emisiones de gases efecto invernadero que repercuten en el cambio climático del planeta y destruyen la capa de ozono,», aseveran desde la asociación.
despoblación. Y por último, uno de los objetivos del CIT es velar también por la despoblación, «ya que en estos proyectos porcinos está todo automatizado. Lejos de crear trabajo y asentamiento de población, provocan todo lo contrario, devaluando todas nuestras propiedades y bienes y despoblan los municipios por sus consecuencias medioambientales», aseguran 
La asociación lleva «muchos años de trabajo desinteresado» para levantar el turismo de la zona, y ellos después de todo no van a «permitir que nos arruinen nuestras vidas y se tire todo por tierra, con todo el trabajo», alegaron.
«Estamos con nuestro Ayuntamiento, con la preocupación de nuestras gentes que se manifiestan mayoritariamente en contra, luchamos y lucharemos porque no se cometa este atropello», dijeron.